Fabrizio Tavano, un mexicano en Nueva Zelanda

Hay historias sobre jugadores mexicanos que se encuentran dispersos en las distintas ligas del mundo y que pocas veces oímos hablar de ellos, el caso de Fabrizio Tavano no es la excepción. Nacido en la Ciudad de México, pero de origen italiano gracias a su padre, es un ejemplo de cómo varios futbolistas nacionales emigran a otros países para encontrar una oportunidad para desarrollarse en el balompié.

La carrera de Tavano comienza en su adolescencia cuando a los 12 años emigró a Nueva Zelanda con su familia, ahí comenzó a jugar para el Central United, un club semiprofesional con el que disputó la Manchester United Premier Cup en 2008. Tras finalizar dicha competición el jugador mexicano cruzó medio mundo para llegar al viejo continente y probarse con el Barcelona y el Espanyol, posteriormente pasó a Italia para buscarse un lugar con la Lazio y la Roma, pero no logró encajar.

De regreso a Nueva Zelanda, Tavano dejó pasar su oportunidad para formar parte de las filas del Auckland City debido a que volvió a marcharse, a la edad de 15 años, al calcio italiano para jugar en las fuerzas básicas de Vicenza, Capri y Pisa. Tras tres años en el país mediterráneo, Fabrizio regresó a México en 2012 a probar suerte en las divisiones inferiores del Club Santos Laguna donde tuvo una modesta actuación, generando un par de goles en casi cuarenta partidos.

Tras dos años en el club lagunero, intentó a probar suerte con más equipos mexicanos, como el Atlético San Luis, pero Tavano optó por regresar nuevamente a su viejo club, el Central United de Nueva Zelanda, en 2014 al no encontrar más oportunidades en tierras aztecas. Después de emigrar por años en distintas ligas en busca de un equipo, Fabrizio pudo llegar, nuevamente, al Auckland City, conjunto con el cual ya había tenido una oportunidad.

Fue en ese club donde su nombre comenzó a ser escuchado por la afición mexicana, debido a que su escuadra participó en la Copa Mundial de Clubes de 2014, donde consiguió el tercer puesto tras vencer a Cruz Azul en tanda de penaltis. Su actuación hizo que Tigres colocara la mirada sobre él, parecía que todo brillaba para el jugador mexicano, sin embargo, su carrera con los regios no se logró establecer lo cual provocó su regreso al Auckland City.

Fabrizio ha conseguido con el conjunto neozelandés un impulso a su carrera, ahora el jugador de 23 años ha logrado conquistar tres ligas de campeones de Oceanía, una liga y una copa de Nueva Zelanda. Dentro del país oceánico es considerado una figura del balompié a tal grado que fue considerado para jugar con el representativo de ese país, sin embargo, el querer representar a México en una competición internacional es uno de los sueños del futbolista.

A miles de kilómetros de su país natal, Tavano no olvida su tierra, ni mucho menos a su primer amor del futbol, el Atlas, que junto con el Barcelona se declara hincha de ambas escuadras. Su nombre tan resonado en Nueva Zelanda es un impulso para continuar desarrollándose como futbolista y así lograr ser considerado por El Tri y representar con orgullo a la tierra que lo vio nacer.

Por: Manuel Vázquez Laguna / @HayManolo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *