Kapuscinski, el periodista del S.XX

Ryszard Kapuscinski fue uno de los mejores periodistas que han existido. El periodista polaco cubrió infinidad de conflictos bélicos y sociales en las regiones más pobres del mundo; uno de ellos fue La guerra del futbol. Dicha crónica relata la guerra entre Honduras y El Salvador que estalló a partir de los juegos de eliminatoria para el Mundial de México 1970. Entrevistamos a Enrique Mandujano, docente en la Escuela de Periodismo Carlos Septién García para que nos hablara más de este personaje.

¿Cuál es el valor de Kapuscinski para el periodismo?

Kapuscinski lo podemos ver desde varios aspectos. Él es una forma de escribir, por ejemplo, le da un gran valor al estilo periodístico, incluso alguien lo nominó para el premio Nobel de Literatura por la calidad de sus textos. Es algo que se lee también como un texto literario porque estaba bien escrito, por la cantidad de detalles que da, por la riqueza de las imágenes que genera, y como periodista es un gran observador.

Él lo que nos deja es eso, y por eso escribe el de Los cinco sentidos del periodista, y uno de ellos es el ser un observador calificado: la manera en la que él ve los detalles, la manera en la que se enfoca en todo aquello que le parece digno de contarse y que le extraña. Por ejemplo en Ébano, la serie de crónica y de reportajes que hace está basado en todo aquello que se sale de lo que está acostumbrado a ver. Él se asume como el otro. Digamos, es muy diferente a lo que hace Günter Wallraff en Cabeza de turco donde él se mete en una realidad subyacente al disfrazarse de turco. Kapuscinski no puede hacerse pasar por africano. Es güero, ojos azules… imposible. Entonces él se asume como un ente externo, y todo lo que ve lo compara con su formación europea. A partir de ahi construye este mundo. Estos son los dos elementos que destacaría: su capacidad de observador y su calidad como escritor.

¿Eso es lo que diferencia a Kapuscinski de otros periodistas?

Sí, la cuestión también que le da al testimonio personal. Kapuscinski entra dentro de esta corriente que surge en los años 70, 80 que es el Nuevo Periodismo en donde el narrador ya tiene un papel dentro de la historia. Hasta antes del Nuevo Periodismo el periodista, el narrador, el reportero, no aparecía. Es un observador ajeno a los hechos que ve desde afuera. A partir de lo que plantean Tom Wolfe, Norman Mailer, Truman Capote, todos ellos, el narrador forma parte del hecho.

Kapuscinski es uno de los más destacados. Si revisamos la mayoría de sus obras, vamos a encontrar muy pocos testimonios ajenos. La mayor parte -cuando hace la entrevista al emperador de Etiopía, todo Ébano, La guerra del futbol– son sus apreciaciones, como ve él lo que sucede. Entonces, el valor que le da al testimonio personal y que pone al reportero como fuente, es lo que lo va a diferenciar. No con el afán, porque también otros lo hicieron, obvio –Hunter S. Thompson con su idea del periodismo gonzo-, pero Thompson y otros lo llevan con la idea de tener un afán protagónico. Thompson, los hechos giran en torno a él. Kapuscinski, aunque tiene un papel muy destacado, él lo logra articular de tal manera que su observación no es protagónica. Centra el hecho pero una observación de alguien que está explicando. Esa es otra diferenciación que se da con otros reporteros que se dieron en ese momento o después.

kapuscinski

Hay una biografía que salió hace poquito que es bastante polémica. Critica que Kapuscinski inventaba algunas de las cosas. ¿Cuáles serían los pecados de Kapuscinski?

Precisamente, lo que sería tal vez su mayor virtud también debe ser algo criticable: ese afán de ser el observador central. No buscar otras opiniones. Incluso ahí una de las cosas que cuestionan y destacan es que una de las partes más conocidas de Kapuscinski es La guerra del futbol, y el detallito este que cuenta del soldado que se va quedando rezagado cuando ve los combates y que le quita los zapatos a los muertos y los esconde. Según la biografía -que la escribió un cuate muy cercano a Kapuscinski– el mismo Kapuscinski le dijo que esa parte la había inventado.

La mayoría de los grandes reportes -Capote, García Márquez- inventaron. Capote lo admitió después, el final de A sangre fría lo inventó. Ese era el final que él quería. Ahorita que se están haciendo revisando todos los textos de García Márquez, dicen que como reportero fabricó hechos. Lo mandaron a cubrir una protesta en una comunidad y cuando llegó el problema ya se había resuelto. Ya no había protesta, la organizó García Márquez y entonces mandó la nota. Indudablemente varios de los grandes reporteros inventaron algo.

Kapuscinski tenía estos detalles más literarios que informativos y este afán de que no le gustaban las opiniones de otros. Cuando cayó el Muro de Berlín alguien le ofreció entrevistar a Gorbachov. En ese momento, el fin del socialismo real ¿qué periodista no hubiera querido entrevistar a Mijaíl Gorbachov? Pero que Kapuscinski respondió ¿de qué vamos a hablar?, ¿de mujeres? No le importaban las opiniones de lo otros, nada más las suyas. Al final de cuenta es el mundo según Kapuscinski lo que él nos pretende vender, hasta eso es sincero. Como periodistas estamos obligados a buscar más de una apreciación, más allá de la propia. Tal vez ese es uno de los elementos criticables de Kapuscinski. En algún momento se la creyó de que él era el gran observador y el periodista del S.XX y así se asumió.

¿No es un poco contradictorio con su libro de Los cínicos no sirven para este oficio?

Esa es la cuestión. Cuando él habla de que el periodista debe ser una buena persona y todo lo que dice en ese libro, sí, completamente contrasta. Pero ese libro es más para cómo empezar en la carrera, cómo comenzar a ser periodista, cómo relacionarte, y bueno, él ya llegó al otro punto, cuando ya era alguien destacado. Por ejemplo, García Márquez cuando escribe Noticias de un secuestro ya era el ganador del Nobel y todo, es casi casi un trabajo de hobbie. Ya no es el periodista que va e investiga, ya hasta se lo dan. Al final Kapuscinski también ya vivía de ser Kapuscinski, y algunos de los postulados que da en ese libro, ya al final ni él mismo los aplicaba.

kapuscinski-2

¿Cuál fue la mejor jugada de Kapuscinski en el periodismo?

Esta idea de presentarse como el reportero de los oprimidos. El reportero del tercer mundo. Él selecciona muy bien a quién, no reportear al poder, sino que se va a retratar las víctimas del poder. Ahí mismo él se crea esta aura del periodista sensible, cercano a las masas, porque ese el punto que él escoge reportear. Eso es lo que lo pone en otro nivel, incluso. No podemos hablar de Burstein y Woodward -los del caso Watergate-, los muckrakers, o Truman Capote que escogieron quedarse con la élite.

Kapuscinski decide quedarse con los pobres, y por eso se genera la imagen del reportero del tercer mundo. Viniendo él de Polonia, que podríamos decir que Polonia es un país del tercer mundo metido en Europa. Entonces, con esa afinidad -además los polacos han sido víctimas de persecuciones, abusos, su país ha desaparecido dos o tres veces a lo largo de la historia- él escoge quedarse con esos sectores y eso le da otra aura.

Pensando en si Pelé o Maradona tendrían el nivel que tuvieron ahora, en los tiempos actuales, ¿Kapuscinski sería igual de relevante con la manera en que se está ejerciendo periodismo?

Por la manera en la que él hacía las cosas yo creo que sí. Por ejemplo un videoblog es el mundo según yo. El bloggero no te va a explicar, él a partir de lo que cree, construye. Y la inmediatez. Yo sí me imagino a Ryszard Kapuscinski haciendo un enlace vía Facebook live desde algún frente de guerra. O teniendo un canal de Youtube en el que da sus opiniones al final de la semana de alguna expedición a un país africano o una zona obrera. Yo creo que él estaría aprovechando las nuevas tecnologías como muy pocos. Además ya con su nombre, ¿quién no quisiera estar interactuando ahí una sesión de preguntas y respuestas tipo bloggero?

¿Hay alguien en la actualidad que esté realizando una labor similar a Kapuscinski?

No. Yo la verdad no ubico ninguno que en la actualidad haga algo similar. Ahorita en este momento, no.

¿Kapuscinski es único o qué se necesita para que haya más como él?

Es un producto de su tiempo. Él vive una transición de los medios también, venía de una época de periodistas legendarios que reportearon la Segunda Guerra Mundial, la Primera, la Guerra de Vietnam, grandes conflictos. Por ejemplo, ahorita debería ser el momento para que salgan nuevos Kapuscinski en esta cuestión de que vamos a desmitificar internet como los 140 caracteres, de que se pueden hacer cosas de largo aliento dirigidos a los jóvenes -que no es cierto que tienen la atención volátil-. Entretenerlos más que cultivarlos o informarlos.

Este es el momento para que de esta generación aparezca un nuevo Kapuscinski. Yo ya lo veo muy difícil de los periodistas veteranos porque está el choque generacional. No digo que no, Zabludovsky ya era Zabludovsky cuando usa el celular en el sismo del 85. Y fue el que mejor lo usó. Tal vez era el único en México con un celular en su coche y supo qué hacer.

Kapuscinski futbol

¿Cual era el contexto en La guerra del futbol?

Centroamérica, desde que se independizó de México, se empezaron a pelear entre ellos. Límites territoriales, cuestiones de odios entre ellos que son ancestrales. A mediados de los 60, 70 empezaron con las guerrillas. Honduras no tuvo propiamente una guerrilla pero sí le tocó recibir a los de Nicaragua, El Salvador y Guatemala. Sus vecinos estaban en guerra y todos se van a refugiar en Honduras. Esto genera conflictos con El Salvador y el pretexto es un partido clasificatorio para el Mundial de México 70 entre las dos selecciones. Además, el chiste de cómo lo presenta Kapuscinski es que es una guerra entre pobres. Eso era lo que simbolizaba el soldado que recogía los zapatos. No importaba si era guerrillero, salvadoreño, nicaragüense… lo que representa es que es una guerra entre hermanos, pobres. Ahí es a donde nos pretende llevar.

¿Tenía Kapuscinski una opinión sobre el futbol antes o después de la guerra?

Muy probablemente sí. No hay algo explicito, pero viniendo de Europa y de Polonia donde también es un deporte popular. Probablemente por eso logra encontrarle una relación al futbol con el estallido de un conflicto social y político.

¿Y cuál fue el efecto que causó La guerra del futbol? ¿cambió algo?

Sí hizo algunos cambios. La cuestión de los odios atávicos ahí siguen, eh. Las rivalidades entre ellos siguen siendo feroces, pero sí los lleva a pensar ¿qué estamos haciendo?, ¿qué le estamos haciendo a la gente?, ¿por qué estamos llegando a esto? Y sí los lleva a tratar de hacer un acuerdo y tratar de bajar la tensión entre ellos.

Por: Bernardo Otaola / @bernaov

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *