El partido que originó el Clásico Nacional

La noche del 5 de agosto de 1959, el Parque Felipe Martínez Sandoval de Jalisco, recinto donde el Atlas se coronó en 1951 y Chivas ganó los títulos de 1956-57 y 1958-59, abarrotó sus 10 mil lugares para recibir el partido entre el Guadalajara y América, un juego que también quedaría marcado para la historia como el Clásico Nacional.

Para el encuentro ante los Millonetas -como se le conocía al América- los Rojiblancos llegaban invictos y como favoritos para llevarse el triunfo, pues ya eran conocidos como El Campeonísimo por la gran cosecha de títulos seguidos que habían obtenido.

Por el otro lado, los cremas habían renovado su equipo y estaban listos para encarar el campeonato, pues el empresario Emilio Azcárraga Milmo, propietario de Telesistema Mexicano –hoy Televisa- se convirtió en el nuevo dueño del equipo y buscaría competirle al equipo del momento: Chivas.

Si el Guadalajara representa al muchacho bueno de la película por jugar con puro mexicano, el América será el villano con grandes jugadores extranjeros en sus filas.

El partido en el Martínez Sandoval comenzó y el América, para sorpresa de la gente local, fue dominando poco a poco al Guadalajara hasta que Eduardo González Palmer aprovechó un rebote del portero Rojiblanco, Jaime Tubo Gómez, y abrió el marcador al minuto 28’ para los Millonetas.

Las Chivas quedaron sorprendidas por la calidad americanista, pues ni con Juan El Bigotón Jasso, Salvador Reyes y Raúl La Pina Arellano pudieron doblegar al rival que estuvo en un plan verdaderamente incontenible, como lo contó la prensa jalisciense.

El equipo de Guadalajara no estuvo conectado y no inquietaron al portero Walter Ormeño, por lo que Palmer volvió a aprovechar y al 55’ venció de nuevo a Gómez con un disparo al ángulo para cerrar la victoria americanista y quitarle el invicto.

Con este partido, el América que entrenaba Fernando Marcos -conocido por ser directivo y locutor- ligaba su tercer triunfo consecutivo en Guadalajara, pues antes del duelo ante Chivas había vencido 2-0 al Oro, 2-0 al Atlas y ahora 2-0 al Campeonísimo, por lo que comentó:

América no viene a Guadalajara a ganar, eso es rutina. Nosotros venimos para cambiarle el número de su teléfono de larga distancia. Así es que ya lo saben mis amigos: cada que quieran llamar a Guadalajara marquen dos cero, dos cero, dos cero o el 20-20-20. Cortesía del América

Pelea en el Estadio Olímpico Universitario en 1962

Con esta declaración y el triunfo sobre Guadalajara en el Parque Felipe Martínez Sandoval, Marcos y su equipo se hicieron de un gran odio por la afición tapatía, pues además de haber vencido a los equipos de Jalisco, también generó un gran rechazo por jugar con extranjeros y no con jugadores mexicanos.

Así comenzaría una de las rivalidades más añejas en el futbol mexicano, pues después Guadalajara pagó la visita a la cancha del Estadio Olímpico Universitario ganando el partido 1-2 y al final de la temporada terminaron por encima de América para conquistar su tercer título…

Texto: Jaime Luna C. @jimmychrist2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *