Cerati, amor por Racing de Avellaneda

Soy de Racing. Pero poco fútbol, porque tuve mucha decepción durante mucho tiempo. -Gustavo Cerati.

A Cerati no le gustaba el futbol, en sus propias palabras, le había traído demasiadas decepciones en la vida. Y aún así, no perdía la oportunidad de gritar el nombre de su equipo, el Racing Club de Avellaneda, en cualquier pausa durante sus conciertos. Aparte de la música, La Academia como popularmente se le conoce, fue uno de los grandes amores de Gustavo Cerati.

Tristemente, el último partido que pudo disfrutar de su amado equipo fue a la edad de 51, tiempo después entró en un coma que duró cuatro años antes de perder la vida. Este año, el emblemático cantautor celebraría su cumpleaños 59. De igual forma, posiblemente sentiría la decepción de una Selección Nacional que fue eliminada durante la etapa de grupos de los Juegos Olímpicos, una Selección que no ha podido quitarse el estigma de ser subcampeón en un Mundial y en dos Copas América. El futbol sólo le seguiría trayendo decepciones.

Gustavo Cerati

Nadie podría decir a ciencia cierta las razones por las cuales la afición elige a sus equipos. Si son sus jugadores, su procedencia, sus ideales o simplemente sus colores, eso no se sabe ni realmente quiere ser conocido. Lo único real son los hechos, las vivencias que las personas pueden llegar a tener. Como los días que Soda Stereo se dedicaba a jugar una cascarita antes de algún concierto, o cuando se encontraban en la cúspide de su carrera musical y aún así Cerati presumía su afición al Racing, un equipo que se mantuvo afuera de la Primera División Argentina durante 35 años. Hasta que en el 2001, La Academia se consagró como campeón del Torneo de Apertura, brindándole una de las dichas más grandes al cantautor.

Las decepciones futbolísticas fueron varias a lo largo de la vida de Gustavo Cerati, pero las alegrías que este deporte le dio no pueden negarse. Fue esta relación tan dura y demandante que le hizo merecedor de uno de los homenajes más icónicos que llegó a tener después de su fallecimiento. Tan sólo 4 meses después de su muerte, el Racing Club se volvería a consagrar como campeón de liga, y en la celebración de dicho título, la bancada de La Academia cantó a una sola voz De Música Ligera. Una digna despedida para posiblemente uno de los hinchas más grandes de toda la historia.

Por: Luis Perea/@wichoperre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *