Washington Tabárez, la patria repartida

Viglietti canta: …si las manos son nuestras, es nuestro lo que nos den. Tabárez, el maestro, parece escucharlo desde la memoria, eso que llamamos futuro pero que sólo es un pasado distinto. Uno que se repite dentro del movimiento. Uruguay, ese pequeño país oriental donde las palabras florecen y crecen como las canchas repartidas entre equipos y aficionados, sueña con volver a hacer historia. No es un mandato divino, es una imagen que se construye desde abajo. Todos se miran, es un país chiquito pero que se crece, tanto, que abarca mundos y universos. La entropía charrúa es casi una función de la historia latinoamericana. No hay duda: si las manos son nuestras, es nuestro lo que nos den.

Óscar Washington Tabárez nació un 3 de marzo del 47, el apodo le viene del tiempo en que dio clases en una escuela primaria. Su historia comienza como defensa en equipos modestos, pero combativos. Jugó para el Sud América, el Sportivo Italiano en Argentina y también tuvo un breve paso por el Club Puebla en México. A partir de ahí, la historia del “Maestro” se va estableciendo, como la narrativa que compone un nuevo relato. Seguidor del Che Guevara, ha causado él mismo una revolución como director técnico, aún lo recuerda la hinchada del Peñarol cuando duerme y cómo olvidar Italia 90. El primer mundial a cargo de la celeste, sin duda, fue el triunfo frente a Corea del Sur trajo viento a la república.

Por eso, el partido que debemos apoyar es el que se juegan los docentes y los estudiantes…

-Tabárez

Pero el candombe no termina ahí. A su regreso a la selección uruguaya en el 2006, presentó un documento invaluable, conocido como: Proceso de Institucionalización de Selecciones y la Formación de sus Futbolistas. Baluarte del balompié oriental, pues expresa un análisis sobre las asimetrías a resolver. Por segunda vez, las cosas parecían cambiar. Entonces vino Sudáfrica, la mano de Tabárez apareció, los dioses revivieron. Y Artigas se levantó de nuevo, entre Forlán y el penal del Loco Abreu.

Allí donde Daniel Viglietti canta de nuevo y de sus manos se desprenden colores. El “Maestro” Tabárez se pinta con ellos. A la par que escribe una carta a favor de la educación pública, abriendo así dos frentes. Uno por el futuro y otro por el presente. Mario Benedetti recuerda como festejaban en Montevideo el triunfo de 1950. Uruguay se articula en medio campo, el punta se desprende y la revolución comienza, patria repartida.

Por: Andrés Piña/@AndresLP2

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *