Bolsonaro, ¿estandarte de la derecha y del futbol?

La ultraderecha o centro derecha como se define Jair Bolsonaro está a un paso de gobernar en Brasil. El candidato que obtuvo el 46.03 de los votos en las elecciones, deberá esperar a una segunda ronda para definir las elecciones en tierras amazónicas, pues al ser menor del 50 % los comicios deberán decidirse en otra ronda, para saber si ganará las elecciones. El tema central de las elecciones, es que el futbol se ha inmiscuido en el desarrollo de las elecciones y como herramienta de propaganda.

Así es, tanto en las gradas como en el campo las voces en torno a la elecciones se han dividido, aunque debemos decir que la tribuna se ha inclinado hacia Bolsonaro. Lo sorprendente –al menos para quien escribe—es que dos de los promotores del candidato son leyendas del futbol internacional. Rivaldo y Ronaldinho, quienes abiertamente han apoyado la candidatura de ultraderecha.

En el caso de Dinho, escribió en su cuenta de Twitter: “Para un mejor Brasil, quiero paz, seguridad y alguien que nos da alegría de nuevo. Elegí vivir en Brasil, y quiero un Brasil mejor para todos”, hay que señalar que Ronaldinho ya se había visto vinculado al partido de Bolsonaro, cuando intentó ser senador. Mientras que Rivaldo plasmó en Instagram “El capitán volvió” además de dejar en claro que el candidato de derecha es el mejor para Brasil.

Por último me gustaría citar el caso de Felipe Melo, centrocampista que es recordado por sus entraras arteras, agresiones, y uno que otro gol. Melo, el mismo que declaró alguna vez “Si no fuese futbolista, hubiese sido un asesino”, le dedicó un gol al candidato de derecha, “Ese gol se lo dedico a nuestro futuro presidente Bolsonaro” declaró al finalizar el partido. Ahora bien, ¿por qué poner atención en el apoyo a Bolsonaro? Por el carácter y las repercusiones que el candidato pueda traer a Brasil.

En primer lugar, cuando nos referimos a Jair Bolsonaro, hablamos de un político caracterizado por la homofobia, machismo y tendencias a los gobiernos militares, de hecho, el susodicho candidato fue capitán del ejercito. En segundo lugar, la postura intolerante del candidato se ha hecho sentir en las grada, pues un sector de los torcedores de Palmeiras aprovecharon las tribunas para expresar su apoyo, y de paso, mostrar su homofobia, ya que en el encuentro ante Atlético Mineiro, se escuchó: “Ten cuidado, Bolsonaro va a matar a los desviados”.

Algo que tanto la directiva de Atlético Mineiro y la facción antifascista de Palmerias lamentaron, estos últimos declararon que: “Repudiamos al político fascista Bolsonaro y a cualquiera de sus seguidores”  lo cual fue secundado por otras barras, como la de Corinthians, no debemos olvidar que uno de los clubes que sirvió como estandarte en contra de la dictadura militar fue el Timao de la mano de Sócrates.

Sin duda, lo que esta sucediendo con la política en Brasil es un asunto al que hay que prestar atención, recordemos que en Europa se esta notando un ascenso de la derecha en diversos países, entre ellos Croacia, la semifinalista de la Copa de Rusia 2018. Mientras que en América, la tendencia hacia los gobiernos de derecha se ha hecho notar, tal vez por una desilusión a los gobiernos de izquierda, o por la inoperancia de los mismos. Pero ello no significa caer en el otro extremo –literalmente—pues debo hacer énfasis en las tendencias xenófobas y de intolerancia pueden propiciar que los actos violentos que podamos ver en las gradas, sean fomentados por la política de ultraderecha.  

Por: José Macuil García

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *