Justin Fashanu, una condena insufrible

La vida del jugador inglés, Justin Fashanu, no está marcada por su gran capacidad física o por ser el primer jugador negro en valer un millón de libras, sino por ser rechazado debido a su condición homosexual. Este deportista era una gran promesa en los años ochenta, iniciando su carrera profesional en 1978 con el Norwich City, pero el tabú y la reprimenda social no le permitieron consolidarse como el gran futbolista que hubiera llegado a ser.

El drama de su vida comenzó cuando él y su hermano fueron adoptados tras la separación de sus padres. Aun así, el joven Fashanu creció con todo el apoyo para convertirse en un gran atleta. Sus características físicas le permitieron sobresalir tanto en box como en futbol -medía 1.90 y pesaba 90 kilos-, pero finalmente se decantó por el balompié.

Después del traspaso de un millón de libras -de Norwich City a Nottingham Forest-, la carrera de Justin Fashanu era prometedora, no obstante, los rumores comenzaron a circular. Tuvo problemas con el entrenador de su equipo, Brian Clough, y aunque en ese entonces no era abiertamente homosexual, se decía que Fashanu pasaba su tiempo libre en bares gay de Inglaterra. Esto propició su salida del club y al unirse al Notts County, por mucho menos dinero, más burlas surgieron, aquella vez por parte del capitán del equipo Peter Richards. Pasó por clubes de Estados Unidos, Canadá y otros de Reino Unido, como Manchester City, pero el jugador nunca halló su lugar.

Los rumores terminaron cuando en 1990, Fashanu concedió una entrevista al diario inglés The Sun y se declaró públicamente homosexual. Sin duda, fue un escándalo en ese momento, no sólo porque era el primer futbolista famoso en aceptarlo, sino porque hay que recordar que había un gran rechazo hacia la comunidad gay acrecentada por los numerosos casos de SIDA -etapa final del VIH-.

Esto le costó el rechazo público, pero lo que más dolió fue la condena insufrible a la cual le sentenció el mundo del futbol, pues no pudo retomar su carrera después de ello, además de que en 1998 fue acusado en EUA por agresión sexual mientras era entrenador de Maryland Mania, un equipo de la segunda división. La acusación fue desechada por falta de pruebas y aunque este hecho no se pudo demostrar, el daño era irreparable: el 2 de mayo de ese mismo año, Fashanu decidió pagar esa sentencia social con su vida.

Por Carolina Caballero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *