Tras el Capítulo I, ¡El Volcán espera una gran final!

La evolución es un concepto abstracto que implica el cambio o transformación gradual de algo, y la aún incipiente Liga MX Femenil presenta, marcas claras de evolución tras casi llegar a la culminación de su tercer torneo. El futbol femenil en México ha ido tomando fuerza desde la creación; se ha jugado ya la final de ida del Apertura 2018 una final de poderío, una final prácticamente inmejorable en el papel, que en su capítulo de ida no ha defraudado a nadie.

Tigres llegó a la Liguilla como líder general del torneo con una cosechando 40 puntos, producto de haber marcado 51 goles a lo largo de la fase regular del torneo, lo que las colocó como la mejor ofensiva del mismo con amplia diferencia, mientras que las Águilas clasificaron terceras de la tabla con 35 unidades.

Para plantarse en la presente final, el líder del torneo eliminó a Atlas en cuartos de final y a Chivas en semifinales; mientras que el conjunto de Coapa dio cuenta de Toluca y de Pachuca en cuartos de final y semifinales respectivamente.

Ya existía algún antecedente de eliminación directa entre ambas escuadras, y este se dio justamente en la semifinal del pasado torneo en la que las felinas dieron cuenta de las azulcremas para meterse a la final en la que a la postre conquistarían el campeonato contra Monterrey en una Final de Clásico Regio Femenil que se definió desde los once pasos.

América llegó entonces a la contienda por el título con una sed de revancha importante ante unas felinas que tienen en mente un muy claro objetivo, el bicampeonato. La sed de revancha azulcrema surtió su efecto a priori en la cancha del estadio Azteca, con una dosis de genialidad Diana Gónzalez tomó la pelota tras un saque de banda y un par de toques y se mandó un golazo de larga distancia para romper el cero en el marcador y en la segunda parte un gol de Cassandra Cuevas tras sacudirse a la guardameta felina ampliaba el marcador a 2-0, los errores de América en cuadro bajo costarían caro un autogol al 72’ y una pifia defensiva brutal al 84’ emparejaron los cartones y dejaron abierta la puerta para cualquiera en el partido de vuelta.

América puso en la lona a Tigres, pero sus propios errores han abierto la puerta a un juego de vuelta que promete ser de alarido. El Volcán Universitario arderá sí o sí en el partido de vuelta y nuestro fútbol femenil seguirá su evolución.

Por: Francisco Santiago Andújar Rafful

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *