¿Quién es Gerardo Martino?

Gerardo Martino ha sido presentado este lunes como director técnico de la Selección Mexicana. Llega luego de que Ricardo “El Tuca” Ferretti hiciera un breve interinato, pero sobre todo, toma el combinado nacional tras el paso de Juan Carlos Osorio. El colombiano dejo un saldo de 33 partidos ganados, 10 empatados y 9 perdidos. Aunque las derrotas fueron pocas, dos particularmente dejaron huella: el 7 – 0 contra Chile en la Copa América Centenario y el 4 – 1 en contra de Alemania en la Confederaciones del 2017 (donde los teutones jugaron con suplentes).

El de Rosario recibe una selección en transición con varios jugadores que probablemente ya no llegarán al siguiente mundial (como podría ser el caso de Andrés Guardado, Layún, Chicharito o Moreno), mientras qué hay nuevos talentos que están por consolidarse (Alvarado, Lainez o Güdiño). Sin embargo, la historia de Gerardo Martino y la selección aún está por escribirse. Para tener una idea de lo que puede venir, repasemos el historial del Tata.

¿El Tata Martino es el ideal para dirigir al Tri? Ve este video con las claves.

El rosarino anunció meses atrás que abandonaba al Atlanta United, equipo con el que consiguió ganar la Conferencia Este y la MLS Cup, derrotando al Portland Timbers en la final. Este palmarés es fundamental para entender el paso de Gerardo Martino por la MLS cuando se tiene en cuenta que el equipo fue fundado en el 2014 y la llegada del argentino se dio a finales del 2016. En menos de dos años logró llevar a un equipo recién articulado a las posiciones más importantes.

Sin embargo, este trabajo dista mucho de ser lo más célebre de su currículum. Tras terminar su carrera como futbolista, Gerardo Martino no tardaría mucho en tomar las riendas de un equipo y aunque sus inicios fueron relativamente grises (por ejemplo el descenso de Platense en 1999), su salto a la fama llegaría con el Libertad de Paraguay, equipo con el que conseguiría sus primeros logros importantes, logrando hacerse con los torneos Apertura y Clausura del 2002 y el Apertura del año siguiente.

Sus buenos números lo llevaron a ser contratado por un equipo del mismo país a finales del 2003: El Cerro Porteño. Con estos últimos logró levantar un título nacional más. Tras el vendaval de éxitos, el Tata decidió darse un período de paz junto a su familia a finales del 2005. Su retorno al banquillo sería en su país, con el Colón, donde los resultados no le acompañaron y decidió volver a Paraguay, tierra en la que ya había tocado la gloria. De vuelta con el Libertad, Martino repitió las viejas glorias y dobleteó, consiguiendo tanto Apertura como Clausura del 2006, además de llegar a las semifinales de la Copa Libertadores.

Ese 2006 sería el comienzo de la leyenda del Tata en el futbol de selecciones al ser invitado a dirigir el combinado de aquel país en el que tanto había conseguido. Su debut se dio en la Copa América, donde logró superar la fase de grupos, sin embargo, sería justamente la selección mexicana (dirigida por Hugo Sánchez) quien le pondría freno al sueño de la final con un abultado marcador de 6 – 0 (doblete de Nery Castillo incluido).

Con todo, Martino no desistió y logró clasificar sin muchos problemas a Sudáfrica 2010. Ahí comenzaría la épica: Logró pasar en primera posición por el grupo F (donde compartía con Eslovaquia, Nueva Zelanda e Italia), para después verse las caras ante Japón y tras 120 minutos de empate, definir todo en penales, saliendo victorioso el seleccionado paraguayo, que por primera vez en su historia lograba acceder a los cuartos de final. En un partido cerradísimo, los guaraníes finalmente caerán, pero será frente al futuro campeón del mundo: España.

Tras recibir la Medalla de honor al Mérito deportivo por parte de Fernando Lugo (entonces presidente de Paraguay), el rosarino confirmó su continuidad en la selección guaraní para la Copa América 2011, donde en el Grupo B, Paraguay compartió con Ecuador, Brasil y Venezuela. Será una de los torneos en los que más sufra el argentino, pues su equipo avanzó a la siguiente fase sumando puntos únicamente con empates (tres puntos). En las semifinales se vuelvió a encontrar a Brasil y, consciente de la superioridad de su rival, Martino mantuvo al equipo bien ordenado atrás y contragolpeando cuando tuvo oportunidad, consiguiendo alargar el partido hasta los penales. Ahí la verdeamarella hizo la mitad del trabajo errando todos sus penales, lo que permitió a Gerardo Martino y los suyos avanzar a semifinales. El último obstáculo para llegar a la final fue Venezuela, ante la que ya se habían enfrentado (también) en la fase de grupos. El partido se complicó para los del Tata y luego de un gol anulado para la vinotinto, tres postes y un jugador de los guaraníes expulsado, logró llegar a los penales, donde el portero Justo Villar logró parar un penal, factor que terminaría por dar el pase a la ansiada final, tras 32 años de ausencia en tal instancia.

La batalla definitiva fue contra el Uruguay de Tavares, que francamente era superior y logró llevarse el partido con un marcador de 3 – 0. Con esta derrota el argentino dará por terminado su paso por la selección de Paraguay.

Es bien conocida la preferencia que Martino tiene por Newell’s Old Boys, razón por la que decidió declinar la invitación a dirigir la selección colombiana donde se dice que iba a ganar más de seis veces lo ofrecido por los argentinos. En aquel momento, el equipo rosarino se encontraba en dificultades para mantener la permanencia en el primer circuito y Martino tomó el banquillo con la intención de ayudarlos a superar aquella situación.

Aunque en un inicio la idea era simplemente salvar a los Old Boys, el equipo terminó por ser campeón del Torneo Final 2013, además de alcanzar las semifinales de la Copa Libertadores, donde fueron frenados por el Atlético Mineiro de Ronaldinho ya en la tanda de penales.

Aquí vale la pena hacer una pausa en su carrera como DT para hablar de Martino como futbolista. Pasó por múltiples clubes, pero donde realmente destacó fue allí donde se encontraba su corazón. En Newell’s consiguió hacerse de tres campeonatos como jugador, en tres etapas distintas. Además de esto logró llegar a dos finales de la Libertadores, donde sería abatido por primera vez en 1988 frente al Nacional de Uruguay.

La segunda ocasión en la que estuvo en esas instancias fue de la mano de su mentor Marcelo “El loco” Bielsa (fuerte influencia en su forma de dirigir); en esta segunda ocasión caerían frente al São Paulo de Tele Santana. Además de este palmarés como jugador del Newell’s Old Boys, es el jugador que más veces ha vestido el jersey rojiblanco, con 505 encuentros en su haber, además de ser elegido el mejor jugador de la historia de los “leprosos” según una encuesta realizada por el club en 2003.

Todo este repaso de su carrera como futbolista debe servir para mostrar que no
solamente es un icono del club como director técnico, sino que como jugador es una leyenda dentro de la institución. El repaso puede parecer excesivo de momento, pero hay aún una anécdota por contar: En 1995 se realizó un partido de despedida para Martino en Rosario, en el estadio que hoy lleva el nombre de su mentor: Bielsa. Ahí, durante el medio tiempo salieron algunos chicos de las fuerzas básicas a dar algunos toques como show intermedio. Entre esos pequeños se encontraba uno que destacaba por su baja estatura, Lionel Messi, quien más adelante le dará una de las grandes oportunidades de su vida.

De vuelta al 2013, la directiva del Barcelona intenta recuperar el aura construida por Pep Guardiola, el encargado de tal misión es Tito Vilanova, sin embargo, un balde de agua fría termina con este proceso: el 19 de julio del 2013 anuncia su renuncia para dedicarse de lleno a combatir un agresivo cáncer de glándula parótida; batalla que tristemente perdería el 25 de abril del 2014. La familia de Lionel Messi es “leprosa” y cuentan que justamente son ellos quienes gestionan el arribo de Martino a la capital catalana, impresionados por lo conseguido en tan poco con el club de sus amores.

En Europa en aquel momento nadie tiene noticias de él y es recibido con cierto recelo, pero su arranque es apoteósico y pinta para hacer época: 21 partidos sin conocer la derrota, racha que dura de agosto a finales de noviembre. El mejor arranque de un equipo en la historia de La Liga. La cosa no termina ahí y logran hacerse de la Súper Copa frente al Atlético de Madrid. Lo que parece ser la continuación del legado de Guardiola termina por desmoronarse poco a poco: El Atlético de Madrid salda cuentas y deja al Barça fuera de la Champions League en cuartos de final, mientras que el Real Madrid hace lo propio en la Copa del Rey (cortesía de una carrera impresionante de Gareth Bale). En la última jornada culés y colchoneros se vuelven a encontrar, los catalanes van un punto abajo y sólo les sirve la victoria.

Un empate entierra la breve carrera del Tata por Europa los medios catalogan su estancia como un fracaso, pero hay que tomar en un cuenta que cayó frente al que podría ser el mejor Atlético de Madrid de las últimas décadas, como prueba sólo basta el dato de que por primera vez en diez años, un equipo que no eran el Real o el Barça lograban hacerse con el campeonato.

Aún a pesar de su salida, su camino y el de Messi no se separan: el 12 de agosto de 2014, Gerardo Martino es anunciado como director de la selección Argentina, con la que consigue llegar a dos finales seguidas de la Copa América, y en ambas ocasiones caerá en penales frente al mejor Chile de la historia. Su estancia en la albiceleste termina en caos: peleas con la directiva, un Messi al borde de las lágrimas que termina por quebrarse y abandona la selección y un huracán de críticas que no tienen idea de lo que se avecina.

Tras su salida (que dejó un saldo de 19 victorias, siete empates y tres derrotas) vino un desfile de técnicos que no logran igualar los números del rosarino. Esta aventura fue la que lo haría llegar a los Estados Unidos, al otro lado del planeta, lejos de todo el ajetreo generado por sus dos últimos “fracasos”.

Hoy se anuncia que su nuevo proyecto es la selección mexicana y para quién repase brevemente su historial, se puede dar cuenta de que Martino tiene cartas de sobra para dirigir al tricolor y hacer cosas, por lo menos, interesantes… Si lo dejan los jugadores, la FMF, las televisoras, los dueños, los aficionados…etc.

Por: Alberto Román / @AlbertoRomanGar

 

En el siguiente video, Pepe del Bosque te explica con detalles si Gerardo Martino es el ideal. ¡Suscríbete a nuestro canal de Youtube!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *