Ajax de Ámsterdam, una épica heráldica griega

Se conoce al Club Ajax de Ámsterdam como una de las catedrales más importantes del futbol moderno, pues definió las bases del juego más perfecto que alguna vez se pudo apreciar. A su vez, Grecia fue nombrada como la cuna de la civilización occidental. 

¿Qué decir de esas bellas edificaciones que adornaron el mundo antiguo y perduraron en la memoria colectiva de la sociedad actual? El Coloso de Rodas, el Partenón de Atenas o la mítica Biblioteca de Alejandría (aunque está en Egipto, la biblioteca proviene de una herencia cultural helenística gracias a la expansión de Alejandro Magno). ajax1

Aquellos elegantes monumentos a la humanidad han brindado inspiración suficiente para que hoy conozcamos grandes epopeyas: Desde la Ilíada y la Odisea de Homero, hasta llegar a las expediciones de Jasón y los argonautas por el mar Egeo.

En esta extraña fusión entre la Antigua Grecia y el futbol moderno, el Club Ajax tomó la leyenda de aquel hijo de Telamón que compartió el terreno de batalla en Troya con su primo Aquiles, para conformar el emblema que hoy representa a esta tradicional escuela de futbol.

Te puede interesar: La Fiore, una heráldica del Renacimiento

ajax-2

La bella ciudad de Ámsterdam fue testigo del nacimiento de uno de los jugadores más representativos de Holanda y de este deporte. El Ajax fue la casa que arropó a Johan Cruyff y su filosofía del futbol total.

El primer escudo del club, fundado en 1900, era solamente un jugador de futbol que portaba el uniforme del club con los colores tradicionales de Ámsterdam. Posteriormente en 1928, el club tomó la cabeza del famoso guerrero griego para modificar su primer escudo, tradición que perduraría hasta la actualidad.

ajax

El único cambio que sufrió el escudo fue en el diseño de Áyax, el Grande, pues se simplificó a una imagen de 11 líneas que simbolizan los 11 jugadores que saltan al terreno de juego. Todo esto en el año de 1990. Actualmente en Ámsterdam añoran el regreso de los días de gloria como monarca europeo e imploran a los dioses griegos que las figuras legendarias de Troya crucen el túnel que una vez Cruyff llenó de éxitos, lo que podría suceder en esta edición de la Champions League.

Por: Jorge Emilio Mendoza Piña @georgehatetweet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *