Cinco jugadores que han jugado con Pumas y América

En el futbol a nivel mundial existen añejas rivalidades que suelen dar un extra de emoción a los partidos. Muchos son derivados de causas geográficas, como ser dos ciudades rivales o por el hecho de ver cuál es el equipo más grande de una misma localidad. Otros son derivados de causas políticas o incluso algunos motivos más rebuscados. Estas rivalidades hacen que los jugadores suelan salir con mas garra en los llamados clásicos, ha darlo todo para lograr hacerse con esa victoria, que sabe más que las demás.

Sin embargo ha habido algunos que tras su paso por un equipo, han hecho de Judas y pasaron a vestir las playera del odiado rival. Quién no recuerda el caso de Figo, que tras ser figura del conjunto catalán por un lustro, llegó a ser parte de aquellos legendarios Galácticos. En su retorno al Camp Nou fue recibido con hostilidades y es recordado dentro del ámbito culé como un traidor de la institución.

México no podía ser ajeno a esta clase de rivalidades y son bien conocidas las tensiones que se viven, por ejemplo, entre Chivas y Atlas. Una de las grandes enemistades que ha dado el balón pie nacional está localizada en el centro del país, en un duelo constante por saber quien es el equipo más grande de la Ciudad de México: ¿Pumas o América? Es digno de llamar la atención que ha habido jugadores que han militado en ambas escuadras, siendo considerados traidores por los aficionados. Aquí te dejamos los casos más célebres.

Adolfo Ríos

El guardameta debutó en los Pumas de la UNAM el 3 de noviembre de 1985 y defendería la portería de los universitarios durante seis años. En el 91 se fue a Veracruz y luego pasó a formar parte del Necaxa. Sus excelente números lo llevaron a ser convocado a la selección, pero además hicieron que los de Coapa se hicieran de sus servicios. Fue parte del equipo que logró romper con la sequía de campeonatos, al conseguir el campeonato en el verano del 2002. Si su carrera arrancó con los felinos, tuvo su cierra con las águilas e el 2004.

Efraín Juárez

Luego de un amargo paso por las filas de las inferiores del Barça gracias al brillante papel que desempeñó en el mundial sub-17 de Perú, el mexicano regresó a México, donde debutó a el 28 de julio del 2008 frente a los Rayos del Necaxa con los Pumas, gracias a Hugo Sánchez. Pronto logró hacerse de un lugar en el once titular y su juego le dio convocatorias al Tri. Su buen desempeño en Sudáfrica 2010 logró llevarlo al viejo continente, con el Celtic de Glasgow. Aunque tuvo un arranque prometedor terminó por apagarse; aún a pesar de esto Javier Aguirre lo llevó al Zaragoza donde tampoco terminó de adaptarse. Finalmente terminaría regresando a México con las Águilas del América en el 2012, con quienes logró salir campeón, aunque nunca pudo tener regularidad. De Coapa migró a Monterrey y actualmente milita en los Vancouver Whitecaps, en la MLS.

Luis García

El hoy aclamado comentarista debutó con los universitarios en 1986 y logró salir campeón en 1991, venciendo en la final precisamente al América. Además de esto logró ser campeón de goleo dos años consecutivos, lo que hizo que el Atlético de Madrid lo fichara. Tuvo un debut pletórico anotando 17 goles en 29 encuentros, sin embargo su rendimiento bajó y se fue a la Real Sociedad donde solamente convirtió un par de veces. Regresó a México en el 94 con las Águilas del América, con quienes permaneció hasta el 97. Tras su pasó por Coapa también jugó en Atlante, Guadalajara, Morelia y Puebla, donde finalmente se retiró.

Te puede interesar:¿Cuál es la relación entre los Pumas y la UNAM?

Alberto García Aspe

Debutó en el 84 con los Pumas de la Universidad, donde vivió una buena época, logrando consagrarse campeón en el 90/91. Ese mismo año migró al Necaxa, donde vivió grandes momentos, llegando a conseguir el campeonato en la temporada 94/95, logrando repetir la hazaña el año siguiente. Con este currículum fue cedido al River Plate, donde llegó a ser le mejor pagado de la plantilla. A pesar de esto no logró adaptarse y terminó por volver a tierras aztecas en 1997, con el equipo de Coapa, donde tuvo cierta regularidad, llegando a ser capitán de la escuadra capitalina, sin embargo no logró ningún título. Su siguiente y último equipo fue el puebla.

Hugo Sánchez

El que para muchos es el mejor jugador en la historia del futbol mexicano siempre fue aficionado de los Pumas, ingresando a las fuerzas básicas a los once años y llegando a debutar en este club el 23 de octubre del 76. Con los auriazules logró conseguir dos campeonatos de liga y un campeonato de goleo entre otros títulos. En el 81 partió al viejo continente, jugando con el Atlético de Madrid. Con este equipo logra hacerse de la Copa de España y consigue su primer Pichichi. Luego de casi un lustro con los colchoneros es transferido al Rea Madrid, donde vive sus mejores años y consigue cuatro pichichis, cinco ligas consecutivas, una Copa de la UEFA y el Balón de Oro. En la temporada 92/93 regresa a México con el América donde solamente logra sumar el título de Campeones de la Concacaf. Al año siguiente regresó a España con el Rayo Vallecano y pasó por algunos equipos más hasta retirarse en el Celaya. Vale la pena mencionar que dirigió a los Pumas, con quienes logró salir bicampeón.

Enrique Borja

De los grandes mitos de esta rivalidad quizá el más conocido sea Enrique Borja, quien debutó con los Pumas un 1 de marzo de 1964 en la Copa, contra el Zacatepec. Con los auriazules logró un subcampeonato de liga y un campeonato de goleo, además de sumar un total de 69 goles mientras estuvo con los universitarios. En marzo del 69 pasó a formar parte de las águilas. Este traspaso ha estado plagado de mitos y leyendas; según se dice el jugador no quería ser traspasado, por lo que las negociaciones se complicaron a tal nivel que Borja habría buscado hablar con el rector de la UNAM e incluso con el presidente.

Lo que es un hecho es que terminó por jugar con los azulcremas y se convirtió en una institución dentro del equipo, logrando levantar el titulo de la temporada 70-71, el subcampeonato 71-72 y el torneo de copa 73-74, además de ser campeón de goleo por tres temporadas consecutivas. El 29 de julio de 1977 se retiró de las canchas con la camiseta de las águilas y un doblete frente a un Estadio Azteca repleto.

Por: Alberto Román / @AlbertoRomanGar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *