Mauricio Pochettino, argentino revolucionario

Mauricio Pochettino tenía 14 años cuando un día, a las 2 de la mañana, tocaron a la puerta de su casa. Era Marcelo Bielsa, el Loco, para convencerlos a su padre y a él de que Mauricio jugara con Newell’s Old Boys, equipo argentino de la ciudad de Rosario. La relación con Bielsa no acabó ahí. El mismo jugador admite que el Loco es como su padre. En la Selección argentina y en el Espanyol de Barcelona coincidieron, y Mauricio le aprendió mucho a uno de los mejores entrenadores del orbe.

Te puede interesar: Canteras y Academias: escuelas en riesgo de extinción

Un estilo intenso, desgastante, casi marcial es el que usa Bielsa, mismo que usó el jugador una vez que se convirtió en entrenador del primer equipo del Espanyol, conjunto al que llegó en 1994. Con 12 temporadas y casi 300 juegos, era el hombre indicado para sacar al Espanyol del embrollo del descenso en el que se habían metido. Con una metodología milimétrica que iba desde la hora de comer de los jugadores hasta las formaciones en el campo, Pochettino continuó con la inercia que le dejó Bielsa. En palabras del periodista argentino Martín Mazur, se resume en:

Más que soldados, ellos -los jugadores jóvenes en la Selección argentina del Loco– fueron generales con sus responsabilidades, pero también activos en el proceso de tomar decisiones.

Derrotó al Barcelona de Pep Guardiola, salvó el descenso más de una vez y los acomodó en la media tabla de La Liga. Sin embargo, el destino lo llamó a Southampton para realizar una acción similar. Y aunque llegó sin hablar inglés, mandó al equipo inglés del descenso al octavo lugar de la tabla. La única manera de lograr lo que Pocchetino es no teniendo vida fuera del futbol. Parafraseando las palabras de Pochettino.

Paso 12 horas al día en el campo de entrenamiento. Básicamente mi vida es ir del hotel al entrenamiento. Estoy viviendo completamente dedicado al club. No considero a esto un trabajo, este club es una pasión.

Tanto éxito no iba a pasar desapercibido, Llegó a Tottenham no para salvarlos del descenso, sino para alcanzar la gloria. La escuadra de White Hart Lane le recordaba al equipo de Newell’s con el que llegó a disputar una final de Libertadores y ganar campeonatos en Argentina. Cuando ganamos los títulos y llegamos a la final de la Libertadores, teníamos una plantilla similar a la que tenemos ahora en el Tottenham.

¿Qué le depara al argentino y su equipo en la Champions League?

Por: Bernardo OV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *