AHIFU: Asociación de Historiadores e Investigadores del Fútbol Uruguayo

No cabe duda, el futbol es histórico. En programas de análisis, en medios deportivos e inclusive en pláticas de sobremesa, los siguientes tópicos son una constante. Quién es el máximo goleador de tu equipo o de liga, qué jugador tiene más partidos, cuál es el equipo histórico de tal escuadra, qué hechos marcaron x campeonato, etc. Estos temas evocan distintos procesos dentro de la historia del juego, factores presentes en la investigación histórica.

Te puede interesar: Historiadores del futbol: construcción de la memoria del balón

AHIFU: el rescate de la memoria

Si existen esta relaciones, ¿por qué no historiar al futbol? En Uruguay decidieron crear la Asociación de Historiadores e Investigadores del Fútbol Uruguayo, organismo que se dedicará a la recopilación de la memoria futbolística del futbol charrúa. Los encargados de esta tarea serán un grupo de periodistas, analistas, historiadores e inclusive aficionados.

La labor de la AHIFU se enfocará en historiar los procesos que dan forma al futbol profesional. De esta forma se entenderá cómo se moldea el camino al profesionalismo.

El presidente de dicha Asociación es Atilio Garrido, periodista que ha centrado sus esfuerzos en hacer una revisión detallada de la historia del futbol uruguayo. Lo acompaña su colega Alfredo Etchandy que ocupó el cargo de la Secretaría Nacional del Deporte en Uruguay. La convocatoria de la Asociación de Historiadores e Investigadores del Fútbol Uruguayo ha logrado reunir a más de 60 personas que están interesados en aportar a la construcción de la memoria del balompié uruguayo.

La idea de formar una asociación de esta magnitud no surgió recientemente; tardó 8 años en construirse. Desde el 2011, integrantes de la AHIFU pretendían reunir a un grupo de investigadores. Sin embargo, la estructura de la asociación tardó en delinear la intención y las formas en las que abordarán la historia del deporte.

¿A qué terreno la AHIFU pretende llegar? 

Una vez creada la AHIFU, los integrantes se percataron que existen áreas donde son necesarios los esfuerzos para historiar los procesos del futbol. Notaron que las divisiones inferiores, las ligas regionales y la antesala a las competencias profesionales carecen de un archivo. Éste es necesario para dar fe del aporte y crecimiento de competencias que tienen injerencia directa en el futbol profesional.

Por ejemplo, la AHIFU se enfocará en el futbol baby. Esta categoría ha tomado gran popularidad en Sudamérica y es considerada una variación del futbol sala. Cabe aclarar que existen variaciones, pero en esencia se juega en espacios cerrados donde se enfrentan 11 contra 11.

Lo que más destaca de esta categoría es que se ha convertido en un semillero para nuevos talentos del futbol sudamericano. Además, brinda una visión diferente a la formación de jugadores en edades tempranas, por lo que historiar el desarrollo de estos procesos podrá explicar cómo ha ido evolucionando la formación del talento.

Otras de las áreas que la AHIFU pretende desarrollar son los torneos regionales (Interiores) y las ligas de Ascenso. En específico, la historia de la Organización del Fútbol del Interior, liga que data desde 1946 y que reúne cerca de 600 equipos ubicados en las diversas provincias de Uruguay.

Estos equipos juegan en diversas confederaciones o ligas, pero son organizadas por un solo ente administrativo. En su portal afirman contar con más de 100 mil jugadores registrados – 30 mil de ellos son menores de edad-. Esta liga funge como un catalizador social. Al no ser profesional, la labor social se traduce en la permanencia de la esencia del futbol amateur. Dicho en otras palabras, las ligas del futbol interior son historia viva del futbol.

En síntesis, la labor de la AHIFU se enfocará en historiar los procesos que dan forma al futbol profesional. De esta forma se entenderá cómo se moldea el camino al profesionalismo. Por si fuera poco, la Asociación formará un registro histórico del futbol uruguayo fuera del profesionalismo. Una labor que podría aplicarse en cualquier país.

Por: José Macuil García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *