Valencia C.F. y el murciélago de Mestalla

El Valencia C.F. es de los conjuntos con más afición e historia en el futbol español. Dicho club fue fundado por Augusto Milego, Gonzalo Medina, Andres Bonilla, Pascual Gascó, Fernando Marzal y Julio Gascó el 18 de marzo de 1919 en el Bar Torino. El Valencia ha cumplido un rol importante para fortalecer el sentido de pertenencia en la comunidad, por lo que el escudo del club está íntimamente ligado a la heráldica de la ciudad.

El escudo tiene una forma inglesa medieval, con los colores de la senyera -la bandera de la comunidad valenciana. Un balón antiguo en el mero centro y con el nombre del club escrito en blanco sobre una fina franja azul en la parte de arriba. Sin embargo, lo que más resalta del escudo del equipo es el murciélago con las alas extendidas que cubre el resto del escudo.

Lee más: Ajax de Ámsterdam, una épica heráldica griega.

La leyenda cuenta que cuando el Rey Jaume I sitió la ciudad de Valencia -en control de los moros-, un murciélago entró en la tienda del rey una noche y lo despertó. De esta forma se pudo dar cuenta de que los enemigos preparaban un ataque sorpresa, por lo que pudo vencerlos y posteriormente conquistar la ciudad. Gracias a la intervención del murciélago, el rey ordenó ponerlo en la parte superior del escudo de la ciudad.

Regresando al equipo, el escudo fue diseñado por Francisco Aguar Tarín -aunque no puede confirmarse pues la única fuente es el testimonio familiar-, un pintor de azulejos valenciano. Sin embargo, ese escudo, aunque ha sufrido pocas modificaciones desde 1921, no fue el primero. El original era un balón de cuero, con un rombo con los colores de la senyera en el centro y una corona en la punta superior, con el murciélago arriba de ella, y las letras C y V a cada lado del rombo.

El 25 de febrero de 1923, el Valencia ganó su primer campeonato regional y participó en la Copa de España. Esto incrementó el arraigo de la gente por el club y orilló a la escuadra a buscarse un terreno más grande para su estadio. Así es como llegaron a Mestalla, que fue inaugurado el 20 de mayo de 1923. Al inicio de La Liga en 1928, el Valencia conformó con otros equipos como el Sevilla la Segunda División. Tres temporadas después lograba su ascenso a Primera.

El estallido de la Guerra Civil no afectó al Valencia, que de la mano de Josep Rodríguez Tortajada, Presidente del Club y alcalde de la ciudad, buscó la manera de que siguieran las actividades deportivas y sociales. Durante los años posteriores a la guerra, el Valencia vivió época de bonanza: tres títulos de Liga y dos Copas.

Durante los 50, el equipo que tenía como estrella a Antonio Puchades no podía contra el Barcelona de Kubala y el Real Madrid de Di Stéfano. Solamente consiguieron una Copa. Pero la década siguiente se caracterizaría por la apertura del futbol español a Europa, con el Valencia ganando dos veces consecutivas la Copa de Ferias y una Copa más, antes de la llegada de la Saeta Rubia al club de Mestalla en el 70.

A pesar de contar con uno de los mejores equipos de su historia, solamente pudo alzar una Liga. La llegada de otro argentino, el más importante en la historia del club, vino a dar nuevas épocas de gloria. Mario Alberto El Matador Kempes conquistó a punta de goles la Copa del 79 y la Recopa de Europa de 1980 contra el Arsenal, desde el punto penal. Al año siguiente ganaron la Supercopa de Europa por primera vez para un conjunto español.

También con ese título vino una época oscura para el equipo valenciano, que peleaba por no perder la máxima categoría. En la temporada 85-86 todos los esfuerzos fueron en vano, y el Valencia vio interrumpidas 55 temporadas consecutivas en Primera División.

Solamente duraron un año, y regresaron con más fuerza, pero también con mucha desorganización, pues entre 1987 y 2000 hubo 5 presidentes. Entrenadores como Claudio Ranieri, Luis Aragonés, Jorge Valdano y Carlos Alberto Parreira, y jugadores como Romario, Claudio El Piojo López, Andoni Zubizarreta, Pedja Mijatovic y Oleg Salenko son característicos de esta época.

Sin embargo, los dos más grandes hitos del equipo estaban por llegar. A pesar de perder dos finales seguidas de Champions League en 2000 y 2001, el equipo ganó dos ligas más y una Copa de Europa de la mano de Rafa Benítez, lo que en 2004 el IFFHS nombrara al Valencia C.F. como el mejor equipo del mundo. Tristemente, en la actualidad, las deudas del equipo los orillaron a las manos del empresario singapurense, Peter Lim, quien intenta llevar al Valencia nuevamente a los grandes planos del futbol.

Por Bernardo OV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *