Lothar Matthäus como debe ser recordado

Jugar cinco Mundiales es un récord del que solo pueden presumir Antonio Carbajal, Gianluigi Buffon, Lothar Matthäus y Rafael Márquez. Los porteros tienen una carrera más prolongada. Por esa razón, que Lothar Matthäus -junto con Márquez- sean los únicos jugadores de campo en ese exclusivo grupo, es algo admirable y que debe analizarse.

Como futbolista, Lothar Matthäus tenía muchísima disciplina, fuerza mental, carácter y una gran relación con el balón en los pies que lo llevaron a ser el jugador que más veces ha vestido la camiseta de la Selección Alemana -150 apariciones- y al que Maradona considera el mejor rival que haya enfrentado.

Afuera de las canchas, la vida de este hombre no ha estado a la altura de su leyenda como futbolista. Casado -y divorciado- cuatro veces, sin éxito en su carrera como entrenador y con declaraciones polémicas que lo han hecho enzarzarse con la prensa, el público y otras celebridades. De ser la portada de los diarios deportivos pasó a protagonizar los titulares de la prensa amarillista. Pero los héroes merecen ser recordados en sus días de gloria, y esos días para Lothar Matthäus fueron bastante largos.

Nacido el 21 de marzo de 1961, su carrera inició con el Borussia Mönchengladbach. Su titularidad era constante y se ganó un puesto en el combinado teutón que resultó campeón en la Eurocopa de 1980, en Italia. Lothar Matthäus jugaría tres Eurocopas más: Francia 84, Alemania 88, y Bélgica y los Países Bajos en el 2000. Una lesión y diferencias con el entrenador de la Selección impidieron que jugara la Euro en Suecia 92 e Inglaterra 96.

Su traspaso al Bayern Munich lo introduciría a sus mejores años, ganando siete Bundesliga, dos Copas de Alemania y una Copa de Europa en sus dos periodos con los bávaros. Con la experiencia adquirida en el subcampeonato de España 82, Beckenbauer confió en Matthäus para liderar a los alemanes en México 86, llegando hasta la final contra la Argentina de Maradona. El primer duelo entre Diego y Lothar dejó como ganador al sudamericano. La historia le daría la revancha al alemán cuatro años después, en Italia 90 donde, por fin, Matthäus pudo levantar la Copa del Mundo.

Te puede interesar:  Günter Grass: Literatura, compromiso y futbol en la Alemania de la posguerra

Entre sus dos periodos en el Bayern, el alemán se fue al Inter de Milán, donde ganó un scudetto en su primera temporada, y una Copa de Europa poco después. Durante esos años, Lothar Matthäus ganaría los premios a Futbolista Alemán del Año, Futbolista Europeo del Año y Futbolista Mundial del Año y Jugador Mundial de la FIFA.

Una lesión de ligamento anterior cruzado y desgarre del talón de Aquiles lo mantuvieron lejos de las canchas. A pesar de que el futbolista alemán pudo hacer un regreso, fue más que nada para cerrar su carrera con la dignidad que merecía. Jugó su último año en el MetroStar de Nueva York, donde cosechó su último título antes de decir adiós.

Lee más: Schlienz, el goleador que conquistó Alemania sin un brazo

Matthäus es integrante de la lista de Pelé de los 100 mejores futbolistas de la historia y dueño del récord a más partidos jugados en Mundiales. Todo lo demás es parte de su historia como hombre, pero en lo que respecta a la historia del futbolista, Lothar Matthäus sigue siendo el héroe alemán.

Por: Bernardo OV

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *