Ruud Gullit. El tulipán negro fue un activista social

África debe ser libre, recitaba la canción South Africa del grupo Revelation Time en el año 1988. La canción cantaba contra el Apartheid en Sudáfrica y Ruud Gullit participó haciendo los coros. El holandés de 56 años nació el 1 de septiembre en Ámsterdam y desde temprana edad sufrió los estragos del racismo. Lo arrestaron a los 13 mientras paseaba por un supermercado: su color lo hacía sospechoso.

Lee más: Spartak Lecce, combatiendo el racismo

Desde pequeño, Ruud Gullit luchó contra la adversidad y persiguió el sueño de ser futbolista. El resultado fue una de las carreras más notables en la historia del futbol. Fue el jugador más joven en debutar en la Eredivisie con tan sólo 16 años. Jugando en su país natal logró tres campeonatos de liga y uno de copa.

Fue hasta su llegada al AC Milan cuando el Tulipán Negro alcanzó su máximo nivel. Con sus compañeros Frank Rijkaard y Marco Van Basten en el club rossonero, ganó prácticamente todo. Con la Selección holandesa ganó una Eurocopa en 1988. Portaba el brazalete de capitán, siendo el primer líder oficial de la selección de raíces africanas. Fue entonces cuando la relación que Ruud Gullit tuvo con el reggae se manifestó nuevamente.

Ruud Gullit, Marco Van Basten y Frank Rijkaard

Capitan Dread fue la canción que el grupo Revelation Time le dedicó al jugador rasta. En ella se elogiaban sus cualidades en el campo. Corre como rayo, señalaba acertadamente la letra. El gusto por el reggae fue para Gullit la vía para adentrarse en temáticas sociales, y con la cual se sintió totalmente identificado.

Era una época diferente. Yo era diferente. Tenía el cabello largo, enrulado en rastas, con bigote. Estaba metido en la música reggae

Fue a través de la música como el crack conoció la causa social y política de Nelson Mandela, a la cual no tardó en sumarse. La lucha contra el racismo era algo con lo que el jugador holandés estaba totalmente de acuerdo.

Madiba —como se le llamó a Mandela— abogaba por los derechos del pueblo africano en Sudáfrica. El Apartheid, término de origen afrikáner cuyo significado era separación y que en aquel país se usó como un sistema político-social, era la muestra del colonialismo en pleno siglo XX. La supremacía blanca era el argumento del Apartheid, a pesar de ser minoría en relación con la población total de la nación.

Para 1948, el sistema de segregación racial se volvió oficial. Esto implicó que la discriminación hacia la población nativa fuera legal, por lo que tenía que someterse a severas leyes que implementaba una minoría que controlaba el gobierno. Podemos sintetizar estas medidas como la eliminación total del poder político y económico.

En lo social, los africanos fueron literalmente separados de distintas actividades cotidianas y lugares específicos para el tránsito. La voz que se alzó en el país fue la de Mandela. Abogado de profesión, antes de ser presidente se dedicó a luchar con la población africana ante los abusos raciales. Su convicción no se detuvo aunque en 1964 lo encarcelaron en la prisión Island Robben.

Ruud Gullit tenía tan sólo dos años cuando esto sucedió. Mientras el holandés emprendía su carrera en el futbol, Mandela esperaba paciente la libertad. Fue en 1987 cuando el futbolista, en un evento de prestigio como la entrega del Balón de Oro, lanzó un mensaje claro a la humanidad.

Yo estoy disfrutando de este premio mientras Nelson Mandela sigue en prisión. Su causa es la mía. Es negro como yo.

La amistad entre Mandela y Gullit se acrecentó. El holandés admiraba la causa de Madiba, mientras que el sudafricano lo consideraba como un amigo. Cuando estaba en la cárcel, tú eras uno de los pocos que tenía, mencionó alguna vez Mandela.

El Apartheid llegó a su fin hasta 1994. Sudáfrica pretendía convertiste en la nación arcoíris gracias al proyecto de Mandela que consistía en hermanar a todas las razas que vivían en el país. En el año de 2007, Ruud Gullit visitó la prisión en donde estuvo su amigo y célebre mandatario. Sorprendido por la celda y todo lo que representaba aquella prisión en la historia de Sudáfrica, Gullit contó la influencia de Mandela y cómo él apoyaba la causa en contra del racismo.

Cuando era adolescente, tenía con unos amigos un grupo de reggae y solíamos cantar contra el apartheid. Montábamos festivales y hacíamos campaña en la radio. Estábamos alerta. Mandela era muy importante para el mundo.

Ruud Gullit deslumbró al mundo con su calidad, efectividad y liderazgo dentro del campo. Su vocación por el activismo social debe ser recordada, Desde pequeño presenció los efectos del racismo, se pronunció por distintos medios y apoyó a la distancia a Mandela,  promoviendo la igualdad dentro y fuera del terreno de juego.

Por José Macuil García

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *