Los 5 mejores porteros del futbol mexicano

En la historia del futbol mexicano los porteros tienen un lugar asegurado. El Tri es sólo una muestra, pues bajo los tres palos existen personas que sublimaron la camiseta de la selección. Por esa razón decidimos reunir a los 5 mejores porteros del balompié nacional. Esta lista no es definitiva y cumple la ley conmutativa, pues el orden no determina la importancia del jugador.

Ignacio Calderón González

El Cuate fue uno de los mejores porteros de su época. Nació en Guadalajara y siempre jugó ahí. De hecho, Ignacio Calderón defendió los colores de tres de los equipos de Guadalajara: Chivas, Leones Negros y Atlas. El rebaño fue donde se mantuvo durante más tiempo y defendió el arco por 13 años, tiempo en el que Ignacio Calderón pudo sumar 8 títulos nacionales, incluidas Copas y Ligas.

En cuanto a la Selección, destaca su participación en el Mundial de  Inglaterra 1966 y México 1970, competencia en la que instauró el récord de 310 minutos sin recibir una anotación. En pocas palabras, Ignacio Calderón era un sinónimo de seguridad bajo el arco. Sus lances enamoraron a la afición tapatía y lo llevaron a la historia como uno de los mejores en su posición.

Jorge Campos

Uno de los arqueros más emblemáticos del futbol mexicano es Jorge Campos. La fluorescencia del acapulqueño era indudable. Bajo cualquier radiación al área, Campos era capaz de realizar atajadas, de achicar, de salir jugando para proyectar al equipo en ofensiva. Campos fue un portero adelantado no sólo a su época, pues al Brody también se le recuerda por jugar como centro delantero y más de uno lo tiene entre sus jugadores emblemáticos. 

En cuanto a su palmarés destacan tres copas del Mundo, (Estados Unidos 94, Francia 98 y Corea-Japón), dos Copas Confederaciones -resaltando el campeonato obtenido ante Brasil en 1999-, tres copas América (1993, 1995, 1999) y dos campeonatos de Copa Oro (1993 y 1996). En cuanto a títulos en clubes, Jorge Campos obtuvo uno con Pumas en la temporada 1990-1991 al vencer a América, y el segundo con Cruz Azul en 1997. Si estos números no bastan, hay que mencionar que 1993 fue nombrado por la IFFHS como el mejor portero del mundo.

Óscar Pérez Rojas

El “Conejo Pérez” es una leyenda del futbol mexicano. A sus 45 años jugó para múltiples equipos, entre los que destacan Cruz Azul, donde estuvo más de 10 años defendiendo a los celestes con destacadas actuaciones, además de Tigres y Pachuca. En su palmarés encontramos 3 Concachampions, 2 Ligas mexicanas, y el que probablemente es su mayor logro, la Copa Confederaciones que ganó México en 1999, siendo el arquero suplente de Jorge Campos.

Fue el tercer arquero en la Copa del Mundo de Francia 1998, y el titular para Corea-Japón 2002 y Sudáfrica 2010. Siempre se reconocerá su gran resorte al saltar y atajar balones. Con más de 700 jugados en primera división, el Conejo es unos de los mejores arqueros mexicanos de la historia.

Antonio “La Tota” Carbajal

Antonio Carbajal es parte de una época negra para el futbol nacional, por lo menos en términos de torneos internacionales. Fue el portero de las goleadas en los mundiales, de la era en la cual el seleccionado nacional no lograba pasar de la fase de grupos y también de esa Selección que logró conseguir su primer victoria en un mundial. Pero solo los grandes héroes ven la luz en las tinieblas. 

La Tota fue un hombre de su tiempo que jugó siempre con la misma playera y los mismos tacos. Enfrentó los balones de cuero con las manos desnudas pues siempre se negó a usar guantes para atajar. Se pudo dar el lujo de rechazar al Real Madrid y, además, es uno de los pocos jugadores que ostentó el privilegio de participar en cinco mundiales (marca que mantuvo de manera solitaria durante 32 años). Por si algo le faltara a su historia, fue nombrado como el mejor jugador del siglo XX por la IFFHS.

Quizá su palmarés no es el más amplio, pero la Tota logró colarse entre los mejores de la historia al pertenecer a una generación que careció de todos los lujos del futbol actual y que se abrió camino en medio de su poca experiencia.

Pablo Larios Iwasaki

Pablo Larios fue un portero que hizo época no solamente por ser parte de esa Selección Nacional que logró lo que ninguna otra: llegar al quinto partido. Su mito se extiende más allá debido a su estilo suicida al jugar. Salía de manera temeraria a encontrarse con el balón antes de que éste se encontrara con la red. Surgió de las canchas del Zacatepec y poco tardó en llegar a un equipo más grande gracias a sus capacidades.

Sin embargo, con los cementeros solo consiguió dos subcampeonatos (al regalar un gol en la segunda final). Solo hasta su llegada a Puebla alcanzó la gloria en la temporada 89 – 90 al conseguir un título de liga y una Copa. Tras dejar a los camoteros, logró otro sub campeonato en el 97 con los míticos Toros Neza, para retirarse al siguiente año. Una vez fuera de las canchas, atravesó por múltiples adversidades que dificultaron su deseo de hacer una carrera como auxiliar técnico. Sin embargo, en la memoria de miles de aficionados aún quedan sus desafiantes actuaciones.

¿Eestos son los 5 mejores porteros del futbol mexicano? ¿Quién nos faltó? 

Te puede interesar: Pablo Larios, la valentía bajo los tres palos

Por: Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *