4359236389_7da6b11ac5_o

El futuro de Alemania depende de estos jóvenes

Hablar de Alemania es hablar de dominio y elegancia, actitud y carácter, poder e innovación. Es una nación sólida y bien educada, en la zona euro es el país poderoso, no solo económicamente, sino también en el futbol y en otras disciplinas como atletismo, handball y automovilismo.

La Mannschaft es para muchos la mejor Selección de futbol en la historia, tal vez solo detrás de Brasil. Ha conseguido 4 Copas del Mundo, siendo el vigente campeón mundial, pero cuando se trata de la Copa Confederaciones digamos que no se le da tan bien, ya que para llegar a ésta debe ser primero campeón de la Eurocopa, y el reciente dominio español, un chispazo de Grecia en 2004, y la gran generación en el 2000 de Francia, han impedido la presencia alemana. Solo la ha disputado en dos ocasiones, siendo Rusia 2017 su tercera participación. El balance indica un tercer puesto que consiguiera en la que se realizó en su casa en 2005, el no pasar pasar de la ronda de grupos en México 1999 y en Rusia 2017, consagrarse campeón frente a Chile.

El éxito de Alemania recae en la gran formación que tienen sus jugadores. En México nos gusta hablar mucho de los proyectos con los jóvenes, la continuidad de una joven promesa y el desarrollo de este jugador. Tal vez deberíamos aprender sobre cómo manejan ellos los procesos de cada futbolista. Este verano, la Mannschaft ganó la Eurocopa U21 y la Copa Confederaciones. Para el certamen ruso, el panorama no se veía tan claro para los teutones ya que Joachim Löw apostó por llamar a jugadores muy jóvenes para empezar a suplir bajas como la de Philipp Lahm, y hasta ahora le ha resultado. Un equipo que ronda una media de 24 años de edad, con jugadores jóvenes que destacaron bastante esta temporada como el caso de Brandt con el Bayer Leverkusen, Younes con el Ajax o Draxler con el Paris Saint-Germain, le dieron a Alemania su primer Confederaciones.

Aunque también hay nombres como el de Leon Goretzka, Timo Werner y Benjamin Henrichs que bien pudieron haber disputado la Eurocopa Sub 21, en la juvenil germana ya destacan Jeremy Toljan (Hoffenheim), Niklas Stark (Hertha Berlín) y Max Meyer (Schalke 04). El de mayor vitrina de esta Selección es Serge Gnabry que con tan solo 17 años debutó en la Premier League con el Arsenal de Arsène Wenger, disputó los Juegos Olímpicos de Brasil 2016 y fichó por el Werder Bremen donde ha teniendo tan buenas actuaciones que terminaron recompensadas con el llamado al primer equipo de Alemania, y en este verano, Bayern Munich ha decidido unirlo a sus filas.

La Selección Alemana, podría armar hasta 3 equipos distintos con jugadores de gran nivel y con experiencia de grandes ligas. No existiría una "B" o "C", la mentalidad determina su postura, hambre y ganas de trascender. La competencia es brutal para ganarse un lugar que aseguré asistir a la Copa del Mundo de Rusia 2018. La realidad es que hay muchísimo talento y que el futuro de Alemania dependerá de estos jóvenes.

Por: Gustavo Vega @gvegap