4359236389_7da6b11ac5_o

Enrique Meza, una vida ligada al banquillo

Enrique Meza sin duda es uno de los personajes de mayor relevancia en el futbol mexicano, su trayectoria como estratega es recordada con agrado en distintos clubes del país. Por desgracia su faceta como jugador fue modesta, pues Meza desempeñaba la posición de portero en Cruz Azul durante la época del mítico Miguel Marín, por lo que gran parte de su carrera la pasó en la banca, a pesar de ello, puede presumir de siete títulos con la escuadra cementera. Su carrera como futbolista, la finalizó en Tigres donde jugó la temporada 1976-1977.

Para la temporada 1982-1983 Enrique Meza regresaría a las canchas, en aquella ocasión como auxiliar técnico: el destino lo volvía a reunir con la escuadra que lo vio nacer como futbolista. El Cruz Azul le brindaba una nueva oportunidad, y por si fuera poco haría dupla con el portero que lo relegó a la banca durante su etapa anterior con el club, Miguel Marín. El Gato Marín era el director técnico y Meza su asistente, aclarando que la relación entre ambos personajes, lejos de ser meramente profesional, era una amistad bastante arraigada.

Debido a circunstancias del futbol, como si se tratase de un partido en su carrera como futbolista en el que el portero titular tuviese que abandonar el campo y llegase la oportunidad anhelada para el suplente, Meza hizo su debut como estratega cuando Marín fue suspendido por agredir a un árbitro. En esa ocasión Meza entregó medianos resultados en su corta estancia en el banquillo.

Fue hasta 1992 cuando regresaría a la actividad como entrenador, pero durante su ausencia Meza se mantuvo en Cruz Azul dentro del ámbito de la formación de jugadores. Con el equipo cementero vivió distintas etapas, desafortunadamente su ayuda no pudo revertir la inercia negativa que tiene el club, es decir, a pesar de tener planteles competitivos y temporadas destacadas Enrique Meza no obtuvo ningún campeonato en sus cuatro etapas con Cruz Azul.

En 1996 Meza escribió su nombre en la historia de un club que es recordado con agrado por la afición mexicana, pues dirigió al mítico Toros Neza, aquel equipo que se distinguía por un juego alegre, aguerrido, pero sobre todo pintoresco. A ese club, Meza le aportó un equilibrio y mesura que siempre han distinguido al estratega mexicano. La combinación bastó para que Neza llegara a la final, la cual perdió ante Chivas.

Por otro lado, fue en Toluca y Pachuca donde el Ojitos Meza logró cosechar títulos. Con el cuadro del Estado de México obtuvo tres campeonatos durante el periodo 1998 al 2000, curiosamente todos en el Verano, destacando que en el equipo del estratega, resaltaban figuras como Hernán Cristante, José Saturnino Cardozo y José Manuel Abundis, jugadores que son ídolos de la afición choricera.

Por su parte con el cuadro de la bella airosa Meza ganó la liga en el año de 2007, sin embargo, en el plano internacional Meza obtuvo múltiples campeonatos y destacadas participaciones. En el año 2006 Pachuca se convertía en el campeón de la Copa Sudamericana, la proeza se gestó en cancha de Colo Colo, a su vez de la mano de Meza el club fue bicampeón de la Copa de Campeones de la CONCACAF: en 2007 lo hizo en penales frente a Chivas y en 2008 venciendo al Saprissa.

La carrera del hoy estratega de Puebla ha mostrado altibajos, pues con algunos de sus equipos no pudo lograr las metas planteadas, con otros el éxito es la constante, pero algo debemos destacar, la constancia y filosofía del estratega se mantienen sin importar la circunstancia. La serenidad y la templanza que llega a mostrar cada vez que se encuentra en el banquillo son las características que un equipo como Puebla necesita ante su situación actual, pero sobre todo el vinculo que Meza logra generar con sus dirigidos, pues ellos lo respetan y reconocen. Hombre acostumbrado a acoger a sus jugadores dentro y fuera de la cancha merece todo el reconocimiento de quienes amamos el futbol.

Por José Macuil García