1950 - Los guantes

La primera vez que un portero usó guantes fue en 1952, en un encuentro de la liga escocesa (no considerada profesional en aquel tiempo), entre el Airdrie y el Celtic Glasgow. Antes de 1960 era extraño que los porteros llevasen guantes, excepto en condiciones de tiempo muy frío. Amadeo Carrizo fue el primer arquero profesional que usó guantes de forma sistemática, el primero en salir del área para jugar fuera de ella, y el primero en utilizar el saque de portería, usándolo como táctica para iniciar jugadas de contragolpe.
Se dice que Carrizo los vio en 1957 en un amistoso entre Argentina e Italia y se trajo dos pares. Amadeo contó alguna vez que, para no llamar la atención, los llevaba enganchados en el elástico del pantalón y se los puso minutos antes del arranque del partido.
Por otro lado, Lev Yashin, “La araña negra”, fue el primer portero que utilizó guantes en una Copa del Mundo en 1958. Más tarde se convertiría en el único guardameta que ha conseguido ganar el Balón de Oro (1963), premio entregado al jugador de futbol más destacado del año.
Hoy en día, los guantes son parte esencial de la vestimenta de un portero; incluso hasta en el futbol llanero escuchamos generalmente el clásico grito: “¿quién trae guantes?”.
Actualmente las palmas de la mayor parte de guantes de portero están hechas de espuma de látex o combinado de látex natural y látex sintético. Algunos cuentan con varillas de protección en los dedos para evitar un esguince.
Estos son algunos tipos de guantes que utilizan los porteros más famosos del mundo:
Corte Flat: principalmente usado por porteros sudamericanos.
Corte Rollfinger: es un diseño que actualmente se ha hecho popular, utilizado generalmente por los porteros británicos, como Joe Hart.
Corte negativo: el corte negativo es principalmente usado por porteros europeos, como Íker Casillas y Manuel Neuer.

Guantes Carrizo