4359236389_7da6b11ac5_o

América de Cali, el regreso de los Diablos Rojos

Domingo 27 de noviembre del 2016, ese día quedará en la memoria de todos los fieles que durante los años más complicados apoyaron a los Diablos Rojos del América de Cali. Por fin, después de intentos fallidos y constantes decepciones buscando regresar a la primera categoría del futbol colombiano, el club escarlata volvió. Nacieron un 13 de febrero de 1927 de la mano de Hernán Zamorano Isaacs que hoy estaría alegre disfrutando del equipo bautizado como el alma del pueblo.

Ese domingo, la mente de los aficionados del Barón Rojo Sur tenían imágenes de partidos anteriores, donde el cuadro caleño se había quedado a un paso de ascender. También llegaban recuerdos de la maldición del Garabato, Benjamín Urrea:

Que hagan del América lo que quieran... Pero juro por Dios que nunca serán campeones

Ya habían enfrentado la tristeza de mirar los partidos de su equipo en la segunda división, mientras que el Verde de Cali iba ganando terreno en el departamento del Valle del Cauca. El Deportes Quindío hizo todo lo posible para imponerse, pero al final la historia de los Diablos Rojos volvió a la élite del balompié valluno.
Cali

Aunque las leyendas narran la existencia previa de un América en la década de 1910, la desaparición de ese equipo desemboca en Zamorano Isaacs que en 1927 funda oficialmente el América de Cali que en esas épocas vestía uniforme azul y blanco, similares a las del Racing Club en Argentina. Para 1931 cambian sus colores al rojo que actualmente conocemos y debido a sus buenas actuaciones durante los primeros momentos del futbol profesional colombiano, en la década de 1940, los nombran los Diablos Rojos.

A pesar de su protagonismo, los escarlatas no lograban obtener títulos, pero en 1979, el 19 de diciembre, logran romper con la maldición de Benjamín Urrea y por fin dan la vuelta olímpica. Tan grande fue la euforia que al llegar la década de los 80 el equipo logró una hazaña que ningún otro en Colombia había realizado: obtuvieron 5 campeonatos consecutivos, desde 1982 hasta 1986. Eso significaba un nuevo apodo, ahora serían el Pentacampeón.
Cali

Pero el final de esa década traería una nueva maldición, que casi acaba con el equipo. Uno de los momentos críticos en la historia colombiana había invadido el futbol hasta la médula, el narcotráfico se involucró en casi todos los rincones de los cafeteros y el balompié no quedó exento, mucho menos el América, que tuvo en su nómina como accionista al capo Miguel Ángel Rodríguez Orejuela. Era oficial, el Cartel de Cali lavaba dinero a través del club. Pasaron a segundo término las 3 finales de Copa Libertadores consecutivas en las cuales nunca pudo ganar y rápidamente se comunicó que las figuras de la escuadra eran financiadas por el crimen organizado.
Cali

El club quedó bloqueado en el mercado internacional y casi desaparece pues se dio a conocer la inclusión del equipo en la lista Clinton, en 1996. La crisis de los Diablos Rojos se extendió hasta el nuevo milenio y llegó a un punto crítico con el descenso en el 2011. Hoy con 90 años de vida, el Pentacampeón está de vuelta, listo para repuntar, después de salir de la lista Clinton y aumentar esa cuenta de 13 títulos en la primera división colombiana. Volverá a ser el alma del pueblo, como dice la canción: América y Cali a ganar, aquí no se puede empatar.

Por Jorge Emilio Mendoza Piña @georgehatetweet