4359236389_7da6b11ac5_o

Andy Murray, el medallista olímpico que rechazó el futbol

El tenista británico hizo ayer historia al convertirse en el único que ha logrado defender la medalla de oro en Juegos Olímpicos. Hecho que le da la razón y no deja a nadie insatisfecho con su decisión de no dedicarse al futbol profesional cuando le ofrecieron la posibilidad.

Tennis/Football - Andy Murray visits the Everton FC Training Ground prior to the GB Davis Cup tie at the Liverpool Echo Arena - Everton Training Ground, Finch Farm - 15/9/09..Great Britain's Andrew Murray(Credit Any Usage: ©ZUMAPRESS.com/Keystone Press)

Tennis/Football - Andy Murray visits the Everton FC Training Ground prior to the GB Davis Cup tie at the Liverpool Echo Arena - Everton Training Ground, Finch Farm - 15/9/09..Great Britain's Andrew Murray(Credit Any Usage: ©ZUMAPRESS.com/Keystone Press)

Murray, es uno de los mejores jugadores de nuestros tiempos y sin embargo, en su carrera ha vivido duros momentos y tener que avanzar cuesta arriba (ocho finales perdidas). No se puede decir que ha vivido en la sombra de los que a mi consideración son los mejores tenistas de la historia -Federer, Nadal y Djokovic-, pero es definitivo que ha tenido una muy mala fortuna al coincidir con ellos, al menos por todos los títulos que entre los tres han arrebatado del resto de los jugadores. Los aficionados al Glasgow Rangers que ven en Andy Murray al orgullo deportivo no sólo de la capital escocesa sino de Gran Bretaña, muchas veces seguro pensaron que le habría ido mejor si hubiera aceptado la invitación para jugar en el equipo. En ese entonces, Andy era sólo un niño de quince años que soñaba en grande y declinó la oferta del Rangers por querer ser el mejor en el tenis. Hoy el oro histórico conseguido en Río le da la razón al rechazar al futbol y perseguir un sueño más grande. Yo me uno a los aficionados del Rangers y expreso mi deseo de haberlo visto jugar, pero también me uno en su orgullo por ver luchar tanto a alguien y alcanzar su sueños.

Murrayplayingfootball

Por Diego García Mondragón @garciamdiego