4359236389_7da6b11ac5_o

Benevento Calcio, del invierno fascista a una nueva esperanza

Dicen que el futbol da revanchas. Dicen también que el futbol es un ejemplo de superación, colectividad, identidad. La historia del Benevento Calcio es una más para el anecdotario de epopeyas y leyendas con una narrativa atropellada, plot twists malignos al mero estilo de Game of Thrones, y un final feliz, que en este caso es un nuevo comienzo.

El 8 de junio del 2017, el Benevento Calcio ascendió a la Serie A de Italia por primera vez en su historia. Originario de la ciudad del mismo nombre, el equipo fundado el mismo año que la Serie A, en 1929, y refundado en tres ocasiones (‘53, ‘90 y ‘05) logró su histórico ascenso después de tan solo un torneo en la Serie B, circuito al que no accedían desde 1953. En los botines de George Puscas, un delantero rumano de 21 años, encontró al killer letal cuyos goles les permitieron quedar quintos en la temporada, goles que también sentenciaron la pretemporada en los partidos contra el Spezia, el Perugia y el Capri, para así acceder al máximo circuito de competencia.

Sin embargo, el camino fue largo para el club y sus aficionados al sur de Italia. Desde su fundación el club sufrió embates políticos y económicos que no solo le mantuvieron relegado de las competencias de más alta envergadura, sino que le obligaron a desaparecer y fusionarse con otros equipos regionales o de tercera división. Quizá el momento más desafortunado sería durante el régimen de Benito Mussolini, donde junto con distintos equipos que sufrieron una suerte similar, se vieron obligados a adoptar un nuevo nombre, Grupo Universitario Fascista Benevento. No olvidemos que el futbol profesional en Italia es un legado del dictador italiano, una sombra del largo invierno fascista que aún causa estragos en la sociedad. De manera similar a Adolf Hitler con las Olimpiadas del ‘36, Mussolini encontró en el balompié un vehículo perfecto para la propaganda de su régimen; fundó la Serie A; con amenazas consiguió la primera Copa del Mundo para su país y vestiría al representativo nacional con el color negro en representación de su poder bélico.

Pero hay otras vicisitudes nacionales que nos invitan a poner especial atención en el ascenso del Benevento; se une a otros 5 equipos del sur del país: Napoli, Palermo, Cagliari, Roma y Lazio. Esta división norte-sur, tan presente en la distribución económica en el mundo, dentro de los continentes y, como es el caso italiano, dentro de los países, acompaña también la historia del futbol azzurro. Tan solo dos Scudettos y un título de copa se reparten entre los equipos del sur de Italia, cuya liga está dominada por la Juventus y el Inter de Milán. Ahora, el Benevento se une a la resistencia sur, y si continúa con su buena racha y la iluminación futbolística de Puscas y compañía, serán un aliado importante en la lucha por quitarle el trono de hierro, aunque sea un año, a la Vecchia Signora.

Spring is coming...

Por Francisco Martínez