4359236389_7da6b11ac5_o

Colo Colo: el equipo auténtico chileno

Un equipo como el Colo Colo es una fuente inagotable de alegrías para sus hinchas. Por eso, que sus fundadores se hayan reunido en un bar llamado Quitapenas tiene algo de sentido. Ahí es a donde fueron a parar David Arellano y sus compañeros el 4 de abril de 1925 después de la reunión del Club Social y Deportivo Magallanes. Los ahora ex jugadores del Magallanes estaban en desacuerdo con muchas cosas del club, por lo que habían planteado sus demandas en la reunión, la cuales fueron rechazadas y provocaron que los rebeldes decidieran salir de la institución.

Su destino era incierto, y algunos hablaban de unirse a un nuevo equipo. Al final, la voluntad general los impulsó a formar una nueva institución que los representara. El 19 de abril de 1925 se firmó la fundación del Colo Colo Foot Ball Club, nombrado así por el legendario cacique mapuche -indios originarios de Chile- que había liderado la resistencia contra los conquistadores. La palabra está en idioma mapudungun y significa gato montés La historia cuenta que Colo Colo era ya un líder viejo, pero muy sabio que aconsejaba a los jefes guerreros en las acciones contra los españoles. Cuando todos los líderes murieron, Colo Colo tomó el mando, pero finalmente firmó la rendición del pueblo mapuche. Su historia está escrita en el poema épico La Araucana, del español Alonso de Ercilla y Zúñiga, que relata los hechos de la guerra de conquista.

En su primera temporada alcanzaron el título de manera invicta y dos años después era el primer equipo chileno en irse de gira por Europa. Allá, un golpe y una posterior peritonitis provocaron la muerte del fundador David Arellano. Este hecho vino a modificar el escudo del equipo: la muerte de un personaje tan importante le agregó a perpetuidad una banda negra en la parte superior. Sin embargo, Colo Colo siguió y ganó las ligas de 28, 29 y 30. La llegada de la era profesional al fútbol chileno en 1933 no mermó en la capacidad ganadora del equipo, que logró su primer campeonato nacional cuatro años después de manera invicta nuevamente.

La década de los 40 para Colo Colo fue irregular, ganando cuatro campeonatos pero también llegando a ser penúltimos en el torneo del 45. Fue hasta el 53 que volvieron a recuperar el brillo, con la llegada de los hermanos Ted y Jorge Robledo, provenientes del Newcastle United y el regreso del entrenador húngaro Francisco Platko, quien en los 40 había instituido nuevas formas de juego que le dieron buenos resultado al Colo Colo.

Sin embargo, una de las mejores épocas del equipo llegó en los 70, con jugadores como Francisco Chamaco Valdés, Severino Vasconcelos y Carlos Caszely que llevaron al equipo a la primera final de la Copa Libertadores contra Independiente de Avellaneda, una serie de tres partidos polémicos en los que Colo Colo sufrió goles mal anulados, expulsiones inexplicable y complacencia del árbitro con los argentinos.

Sin embargo, aquella generación de futbolistas fue base para el Mundial de Alemania 1974. Carlos Caszely, uno de los mejores jugadores chilenos de todos los tiempos, fue clave para el equipo con sus goles, salvando al equipo de crisis y dando campeonatos. Incluso con su partida a España, ayudó al equipo a finalizar la construcción del Monumental, el estadio propio que habían planeado desde los 60 -aunque lo inauguraron oficialmente hasta 1989, convirtiéndose en uno de los cuatro equipos chilenos con estadio propio-.

Durante esa década el Colo Colo levantó los títulos de 1981, 1982, 1985 y 1989, pero hasta 1991 el equipo logró ser campeón de la Libertadores, aunque después perdieron la Copa Intercontinental con el Estrella Roja de Belgrado. La década de los 90 trajo el primer tricampeonato de la historia del equipo y ser reconocido como el 5to mejor equipo de la historia, liderado por el entrenador paraguayo Gustavo Benítez y los futbolistas Ivo Basay y Marcelo Barticciotto.

Sin embargo, tal como su uniforme, después de buenos años vinieron los años negros: el equipo se fue a la quiebra en 2002, y ni siquiera una gran figura como Iván Zamorano pudieron levantar al equipo en el aspecto deportivo. Tuvo que venir un ex jugador del equipo, Claudio Borghi y jugadores como Humberto Suazo y Matías Fernández para que el equipo recuperara su nivel deportivo y saliera de la quiebra, logrando el primer tetracampeonato en la historia de Chile, con los trofeos conseguidos en el Apertura y Clausura del 2006 y el 2007. En 2014 lograron su campeonato número 30, consagrándose como los más grandes de la nación andina y honrando su lugar de origen: ser un gran quitapenas.