4359236389_7da6b11ac5_o

Crítica De La Razón Futbolera 4.0

Por: Luis F. Alcántara

La dualidad esférica

A fin de cuentas, la pelota puede atar o liberar, proyectar o aplastar, dejar fluir o bloquear. En un partido de fútbol encontramos la metáfora de lo que debió ser nuestra sociedad moderna: un juego bien organizado, con cada uno en la posición que más domina, donde el entrenador pone la estrategia y todos en conjunto, con trabajo, con esfuerzo y con talento, llevan a buen término el partido; un sitio donde el otro puede ser mi rival pero no mi enemigo, donde todos nos sostenemos y el fair-play es lo más importante; una competencia en la que, si pierdes, das la mano, si alguien se cae, lo levantas, si alguien falla, lo apoyas.
El fútbol (y en general los deportes de conjunto) es, quizá, la disciplina más humana después del arte. Podemos unirnos en torno de una pelota como no podemos hacerlo con las tecnologías de hoy. El juego nos impulsa sutilezas desconocidas y epifanías mágicas. Yo he visto gente que, habiendo vituperado al fútbol y a todo aquel que gustara de este juego, sonríen como el niño más feliz cuando al fin se deciden a meterse a una cancha.

En balón es el yin-yang llevado a la práctica.

cascara