4359236389_7da6b11ac5_o

Daniel Osorno un egresado más de la "Academia"

Atlas es un club con una larga tradición, la Academia –como también es conocido— ha ganado un renombre en el futbol mexicano gracias a la calidad de los jugadores que han salido de sus filas. Ese es el caso de Daniel Osorno, oriundo de El Salto, localidad ubicada en el centro de Jalisco. En las inferiores del club, Dani Boy se dio a conocer por su velocidad, encare y habilidad para deshacerse de los jugadores, y en especial por su educada pierna zurda.

Con la escuadra rojinegra debutó en el año de 1997, en el encuentro disputado ante otro de los equipos de Guadalajara, los Tecos de la UAG, partido que la Academia ganó 6-4. El nivel que demostraba Dani en el campo, produjo que al poco tiempo se ganara la titularidad, de hecho Osorno formó parte de una generación recordada por la afición: Miguel Zepeda, Jorge Almirón, Erubey Cabuto, Juan Pablo Rodríguez y Rafael Márquez conformaron aquel Atlas que bajo el mando de La Volpe logró el subcampeonato en 1999.

El año de 1999 para Osorno se convirtió en uno de los más productivos, pues sumado a la final en el futbol mexicano, el jalisciense ya era tomado en cuenta para afrontar los partidos con la Selección Mexicana, que ese mismo año disputó la Copa América en Paraguay, y la Copa Confederaciones en la que México fue el anfitrión. Osorno jugó ambos torneos. En la Copa América, Dani marcó un gol ante Venezuela, por desgracia la Selección Mexicana fue eliminada en semifinales por Brasil. La revancha le llegaría pronto a la Selección, pues México enfrentaría en la final de la Copa Confederaciones a la Canarinha, en aquella ocasión el Tri salía victorioso en casa. Con la Selección Osorno además de ganar la Confederaciones, se adjudicó la Copa Oro del 2003, curiosamente ambas finales ante Brasil.

El nivel futbolístico de Osorno, atrajo la mirada del club Monterrey, escuadra a la que se incorporó en el año de 2003. Su estadía en el futbol regiomontano fue breve, pues al siguiente año regresó a Atlas, donde se mantuvo por cuatro años. Al terminar su segunda etapa con la Academia Osorno, de ya 28 años, se dio el tiempo para emprender negocios fuera del ámbito futbolístico, pues abrió un centro de entretenimiento llamado Disco Dani Boy, a lo cual se sumó su incursión a la música en donde Osorno formó parte de la Banda Pura Caña.

Sin el éxito esperado en sus negocios, el jalisciense decidió marcharse a Colorado Rapids donde estuvo poco tiempo. De regreso a México, Osorno jugó en Dorados, Puebla y Correcaminos, pero decidió que fuese en Atlas donde su carrera debía terminar. Para el equipo rojinegro, Dani ya era un histórico, pues con 75 anotaciones se convertía en el tercer mejor anotador del club.

Años después de su retiro, Osorno volvió a ser noticia, pues en el año de 2015 se convirtió en el precandidato del PAN para la Presidencia Municipal de su natal El Salto, tristemente para Osorno, perdió las elecciones. Años después Osorno reapareció en La Copa de Leyendas, jugando algunos minutos, Dani recordó sus viejos tiempos en el campo. La carrera de Osorno es recordada con agrado en Atlas y en la Selección, pues aquel habilidoso zurdo acarició el sueño del título que tanto anhela el equipo rojinegro, mientras que en la Selección Osorno dejó buenos dividendos pues puede presumir dos finales ganadas ante Brasil.

Por José Macuil García