4359236389_7da6b11ac5_o

De la gloria al descenso: ¿Qué fue del club Marte?

Uno de los equipos más icónicos del futbol mexicano ha sido sin duda el Club Marte, cuyos logros más importantes se desarrollaron en la época amateur y en los inicios de la era profesional del balompié azteca. Sin embargo, al ser una escuadra prometedora y con gran potencial, terminó por desaparecer y se convirtió en un simple recuerdo en la memoria de aquellos individuos que se deleitaron con su juego. ¿Qué pasó con la escuadra marciana y que lo llevó a su extinción?

Antes de responder esta pregunta tenemos que saber los orígenes del equipo y cuál fue su desarrollo dentro del futbol mexicano. En 1921 nació en la Ciudad de México el Club Guerra y Marina, antecesor del Club Marte, de la mano del general Rafael Aguirre. El nombre, como es de imaginarse, provenía de la extinta Secretaría de Guerra y Marina donde el militar mexicano desempeñaba funciones y que posteriormente se dividiría en dos dependencias gubernamentales: la SEDENA y la SEMAR.

El equipo de Guerra y Marina logró acceder a la Liga Amateur o Liga Mayor, pero su trayectoria se vio mermada debido a que la recién creada Federación Mexicana de Futbol había prohibido la participación de escuadras con el nombre de organismos del gobierno. Esta decisión obligó a que algunos equipos cambiaran su apelativo, como el Club Luz y Fuerza del Centro que cambió su nombre a Necaxa.

Fue así que la escuadra de Guerra y Marina se hizo llamar Son-Sin, abreviación de Sonora y Sinaloa, ya que la mayoría de su plantilla provenía de ambos estados. Según algunas fuentes, el equipo pudo disputar el torneo en la temporada 1922-23, sin embargo, desapareció en la siguiente temporada debido a que se desató una rebelión en contra del presidente en funciones, Álvaro Obregón, lo cual provocó la movilización de efectivos militares, incluyendo al general Aguirre quien ya no pudo seguir al frente de su club.

Finalizados los conflictos militares en el país, Aguirre volvió a la Ciudad de México y con él sus intención de formar de nuevo al equipo. Así en 1928 nace el Club Marte para jugar en la Liga Mayor, ese mismo año la escuadra marciana se convirtió en toda una sorpresa al ganar su primer título, frenando toda una racha de campeonatos consecutivos por parte del América. El Marte continuó con un buen nivel a lo largo de las siguientes temporadas de la época amateur, y antes de que ésta dejara de existir para dar paso al primer torneo profesional en México, nuevamente el conjunto triunfó al conquistar otro título en la temporada 1942-43.

El equipo marciano podía presumir de ser uno de los pioneros del balompié profesional en México: En sus primeros pasos la escuadra del Marte pasó desapercibida, pocos son los registros que hay sobre sus posiciones y resultados. Sin embargo, para la temporada 1953-54 el club se trasladó a Cuernavaca, Morelos, y se dice que fue gracias a la compra del presidente municipal de esa ciudad, aunque este dato queda en interrogante.

Lo que sí se puede confirmar es que ese cambio de sede ayudó al Marte a ganar su único título en la era profesional de la mano del legendario Ignacio Trelles, quien dirigió al club para consagrarse campeones. Todo parecía brillar para el equipo marciano, un nuevo título llenaba sus vitrinas y con su nueva sede parecía que el proyecto continuaría con grandes expectativas, pero el destino no lo permitió y el Marte pasó de la gloria a la extinción.

Este proceso se generó a partir de que el club comenzó a vender a sus figuras por problemas económicos. Esto afectó el rendimiento de la escuadra de Marte, quienes en la temporada 1954-55 quedaron en último lugar, peleando por la permanencia en Primera, pero finalizó con su inevitable descenso. Su siguiente torneo, ahora en Segunda División, fue interrumpido debido a que la federación excluyó de toda competición al deportivo pues había incurrido en una alineación indebida, lo que dio por terminada cualquier participación de los marcianos en competiciones del balompié azteca.

En dos años desde su último campeonato el Club Marte desapareció, aunque durante los años 90 un nuevo proyecto surgió para traer nuevamente el equipo a flote. Este plan se desarrolló de manera muy precaria pues la escuadra estuvo militando en las categorías inferiores del balompié azteca, desde la Segunda División a la Primera A. En la interminable historia de compra de franquicias, para el año 2000 el Marte cambió de sede, ahora en Acapulco, y pasó a denominarse Potros Marte y posteriormente dejó de existir en 2001 al no contar con más apoyo.

En una historia injusta, y que se ha repetido siempre con los equipos descendidos, el Club Marte dejó el futbol. Lo más desolador fue su pronta desaparición a los dos años de haber ganado su único campeonato, y que reflejó la precariedad de la FMF y de sus dirigentes de mantener en activo a la escuadra marciana. Ahora su futbol solo vive en la memoria de la gente, en los recortes de periódicos o en las grabaciones de radio guardadas en fonotecas, un deportivo que pasó de la cima al infierno, uniéndose al club de los campeones desaparecidos.

Por: Manuel Vázquez Laguna