De ‘you’ll never walk alone’ a ‘you’ll never walk’

Por Pedro González @gonmoc

Una máxima de la vida es nunca dejar de caminar hacia delante para superar las adversidades… aunque lleves tatuado en la piel un mensaje que diga todo lo contrario. Andy Grant es un exmilitar inglés que en su mutilada pierna derecha, tiene escrita con tinta permanente la frase: You’ll never walk. Sin embargo, a pesar de cargar un mensaje que podría parecer pesimista, es tan solo una razón más para ganar medallas de oro en carreras de 10 kilómetros para personas cojas, y seguir dando charlas motivacionales.

Cuando Grant era muy joven se hizo un tatuaje en alusión al escudo del equipo de futbol de sus amores. El dibujo retrataba el Liverbird (animal mítico que representa la ciudad de Liverpool) y el lema del equipo red: You’ll never walk alone. Más tarde, Andy se inscribió a la marina y fue enviado a la guerra de Afganistán, en donde sufrió una explosión que le hirió gravemente la parte baja de la pierna derecha. Para recuperar el andar, se tuvo que someter a una cirugía para que le amputaran la parte baja de la extremidad. Cuando despertó, tuvo una conversación con el médico que se quedará tatuada en su memoria para siempre:

Doctor: —Me temo que tengo buenas y malas noticias.

Andy: —¿Cuáles son las buenas?

Doctor: —La cirugía fue todo un éxito.

Andy: —¿Y las malas?

Doctor: —Ehh, pues tuvimos que levantar un pedazo de piel de tu pierna para cubrir el final del hueso que queda expuesto… Lo que significa que tus tatuajes del Liverpool no quedaron en el mejor estado.

Resultó ser que se había perdido la palabra “alone”, por lo que únicamente sobrevivió el dibujo del ave y la irónica frase “You’ll never walk” (nunca caminarás). Este es un tema que Andy Grant ha decidido tomar por el lado amable y hasta le funciona como ejemplo en sus cátedras motivacionales.

andy-grant2

video-undefined-255E9F6200000578-220_636x358