4359236389_7da6b11ac5_o

Democracia directa en el futbol. El United London F.C.

Hoy les traigo un tema que me llamó mucho la atención, un tema futbolístico-político que dice mucho más de nuestra época que lo que a primera vista parece exponer. Vice Sports publica una nota el 3 de agosto titulada: Así el club donde los aficionados votan el once titular cada semana. El tema es relativamente sencillo, lo intentaré exponer brevemente.

Un pequeñito club ubicado en el duodécimo nivel del futbol inglés, el United London F.C., tiene una idea realmente particular: ser el primer club en la historia del futbol en no tener entrenador. El equipo y las decisiones que lo configuran están en manos de los aficionados, mismos que, mediante una encuesta en línea deciden la alineación de la semana. El club tiene una simple función: darles una nueva oportunidad a jugadores que fueron rechazados por las fuerzas básicas de clubes más grandes; no hay paga, es voluntario. Las votaciones se realizan de la siguiente manera: los aficionados contestan una encuesta en línea para cada posición y de ahí sale el once ideal. El club ofrece las estadísticas de cada jugador para darles información a los fans. Se documentan los entrenamientos con mapas de calor y se hacen informes de cada jugador en los partidos para que la decisión no se tome a la ligera.

United london

Actualmente tienen unos mil aficionados con derecho a voto. Democracia directa como proyecto en el futbol. El presidente tiene, supuestamente, el mismo poder que cualquier aficionado. United London F.C.: empoderar a los aficionados, democratizar el futbol.

Me gustaría hacer un pequeño ejercicio para pensar un poco más la propuesta del equipo londinense, intentando aclarar el concepto de democracia directa. La democracia directa se entiende, esencialmente, como democracia pura mediante la cual el poder es ejercido directamente por el pueblo. Algunos ejemplos de actos políticos de democracia directa en sociedades contemporáneas son: la iniciativa popular, el referéndum y la revocatoria. La mayoría de estos actos tienen cabida dentro de una democracia representativa, la cual se ejerce mediante representantes populares elegidos previamente (supuestamente) por el mismo pueblo, dedicados completamente a ejercer dichas funciones.

¿Por qué la democracia directa es vista como una gran alternativa? Porque el poder regresa, de cierta manera, al ciudadano (aficionado) que en la política contemporánea (futbol moderno) ha sido institucionalmente relegado en y para la toma de decisiones y es visto como un simple espectador; se le ha arrebatado la voz y se le han impuesto decisiones que muchas veces son perjudiciales. La política contemporánea (futbol moderno) es un teatro donde el rumbo ya está marcado y poco podemos hacer los que vivimos desde la exterioridad. La única opción parece ser el mirar cada uno por su cuenta, olvidando la esencia de la política: el construir mundos en común, el asociarse en torno al bien colectivo.

El otro polo. ¿Por qué la democracia directa es vista como un gran peligro? El United London F.C. podría empezar bien su torneo, tal vez ganando y con un buen ambiente en el vestidor, pero las cosas se complicarían irremediablemente pues, seamos sinceros y lo diré con una frase popular: cuando una decisión es de todos, entonces no es de nadie. ¿Quién será el responsable cuando este barco no funcione? Porque por algo es contratado un entrenador y un equipo alrededor de él: ellos son (técnicamente) los que saben ejercer esa función, los que están preparados y saben por dónde llevar al club. Las estadísticas, los entrenamientos y los mapas de calor no tienen nada que ver con un equipo de trabajo que convive con los jugadores a diario y sabe lo que acontece en su vida. Para poder entrenar a un equipo, uno debe conocerlos a la perfección, ser un obsesivo de los detalles, no un entrenador de sillón que piensa que el medio izquierdo no está funcionando y debe cambiarlo porque sí. Detrás del televisor hay un mundo de táctica y estrategia que, como la política, tiene la función de llevar a una determinada sociedad (equipo) por el mejor camino posible según la razón, no según la voluntad colectiva.

United-London-FC-Team-Photo

Lo diré con más fuerza: la democracia no es y nunca ha sido lo que la mayoría quiera, de lo contrario el fascismo o el nacionalsocialismo serían absolutamente democráticos y eso es evidentemente falso. El republicanismo mostró que la democracia es la conquista de la voluntad general materializada como ley; la razón tiene como hijo al derecho, no a la arbitrariedad popular.

Como ven, el problema detrás de la propuesta del United London es mucho más complejo que lo que parece a primera vista. Enternece ver que un club busque salidas al futbol moderno como negocio y como estrategia de consumo que olvida la función esencial de cualquier buen equipo (democracia): la participación, pero quizá su propuesta no es la mejor posible. Yo tampoco tengo la respuesta, pero cuando leía la nota recordé a Hegel y su Filosofía del derecho. Cuando la revolución francesa decidió dejar todo el poder deliberativo a las asambleas y a la democracia directa, no surgió lo mejor sino que una sola voluntad se encumbró en el poder instaurando el reino del terror, el joven Roberspierre. El mundo no es color de rosa, muchachos.

Por: Diego Andrade/@diego_a72