4359236389_7da6b11ac5_o

Eduardo Sacheri: El defensa central de las letras

No pocos son los escritores que han abordado el tema del futbol desde una perspectiva positiva, con sentido crítico, pero nostálgico. Son ellos quienes mantienen a las letras cerca del balón, avanzando paralelamente para regalarnos entrañables historias con este bello deporte como tema eje de los relatos.

Es Eduardo Sacheri, en este sentido, un jugador de campo fiel a su camiseta. Ganador del Premio Alfaguara 2016 por su novela La noche de usina –en la que, en partes, se percibe un gusto por el futbol –, galardonada por la editorial española.

Parte de su gira lo trajo a las bellas tierras tapatías para la 30 FIL Guadalajara en donde no faltó el toque pambolero.

Tras años de participar en la convocatoria de Alfaguara, el escritor argentino estuvo a punto de desertar, pero el futbol, como la literatura, te dan revanchas, y este año tuvo la oportunidad de presentarse los ganadores de versiones anteriores, lo cual lo llenó de felicidad –una muy discreta, soy poco elaborado en mis emociones, bromea –.

letras

Dejó en claro que en el mundo de las letras se debe buscar un empate. Afirma que en la vida andamos debatiéndonos entre el empate y la derrota. Mínimo en la literatura hay que asegurar el empate. Tuve la oportunidad de charlar con él un par de minutos, así conocí su opinión acerca del papel del escritor en la literatura futbolera, así como de futuros proyectos:

¿Crees que el escritor puede ser más imparcial que el árbitro? (esto porque las posturas de Sacheri al respecto son de neutralidad, velando por el buen futbol y las buenas actitudes entre las aficiones)
Yo creo que el momento literario, es un momento de reflexión, de pausa, de calma, de recuperación de cosas profundas del fútbol. Por supuesto que mientras jugamos, o vemos jugar, hay una cuestión de pulsión, de instinto, de descontrol que vuelve mucho más difícil analizar las cosas racionalmente, tanto para el árbitro, como para los jugadores, como para los hinchas; pero me parece que es muy importante que tratemos de tener como un cable a tierra, de que aunque seamos seres dotados de pasión, también somos seres dotados de razón y, por lo tanto, de deberes para con nuestros congéneres. Entonces, creo que la pasión debe tener un límite; en todo caso, esa es una forma de cierta imparcialidad.

EduardoSacheri

¿Vienen algunas Ligas nuevas ti, hay algún proyecto nuevo que puedas compartir con los Apuntes de Rabona?
Este ha sido un año muy movilizado para mí, porque he ganado el Premio Alfaguara de Novela, y he viajado mucho por España y por toda América Latina, a raíz del Premio; entonces recién te diría que el año próximo o este verano argentino me pondré a trabajar.

Todos esperamos más adelante alguna película o colaboración en la cinematografía como lo fue con Metegol.

¿Tienes pensado volver en algún momento volver al mundo del cine, y con este tema del futbol en especial?
Siempre es posible, pero siempre quedo a la espera de que sea gente del propio mundo del cine la que se interese por eso, no movilizo yo los proyectos.

Con su típico porte se retira, dejándonos, una vez más, en sus palabras, una muestra de que el futbol y las letras pueden ir de la mano; defendiendo, como buen central, el lado literario de este deporte.

Por: Arturo Molina