4359236389_7da6b11ac5_o

El amor después del amor

Para mí que es el amor después del amor. El amor después del amor, tal vez se parezca a este rayo de sol… Nadie puede y nadie debe vivir sin amor. (Fito Paez).

Me levanté casi como cualquier día, prendí la TV en mute y me puse una playlist. Era una mañana nublada, de esas que deprimen a algunos. En la TV estaba Iker Casillas a cuadro y sonaba “El amor después del amor” de Fito Paez. Estaba calentando la pizza casera de un día anterior, Iker comenzaba a llorar, justo cuando la canción Fito decía: “En la ausencia del dolor, ahora sé que ya no puedo vivir sin tu amor.”
Terminó la canción, le quite el mute a la TV y escuche con detenimiento el discurso de Casillas. Iker se estaba despidiendo del amor de su vida de la forma más cruel posible. Pitado, abucheado y humillado por los directivos del club blanco y su afición.

Lo que más aprecio de su discurso es cuando habla de los valores del club y su última frase: “Nunca os podré olvidar y estad seguros que allá donde vaya seguiré gritando: ¡Hala Madrid!". No hay historia de amor que yo haya conocido que termine sin sufrimiento.

Hace unos meses tomaba una cerveza en el bar de confianza con un amigo:
-Tienes que ver Lost
-Pero ya sé que el final es muy malo.
-Mira tres capítulos, nada más. Tres capítulos.

Lost ya había terminado hacía años y yo ya había escuchado que el final de la serie era malísimo, que al final todo había sido un sueño o una cosa por el estilo. Mi amigo reconoció que el final de la serie era decepcionante, pero me insistió igual: "Tres capítulos". "Bue, está bien". El día que vi tres capítulos, vi once. No podía dejar de mirar la serie, incluso sabiendo que el desenlace era una porquería. Y efectivamente el final fue una basura, pero disfruté mucho los ochocientos mil capítulos anteriores. Valió la pena el viaje.

Recordé que con Iker ocurrió lo mismo: todos sabíamos que iba a irse mal del Real Madrid, porque esa es la naturaleza del equipo; despedir por la puerta de atrás a sus figuras. Iker disfrutó de 725 partidos bajo la portería del Madrid, quizá sabiendo que el final iba ser decepcionante. Así pasa con el amor, todos sabemos que el final será terrible, pero aun así pasamos un gran número de capítulos enamorados.

Iker mantuvo una imagen pública impecable, parece que hizo todo bien en su carrera, incluso cuando fallaba en la portería del Madrid. Se despidió como un caballero, sin reproches. Es un ejemplo para muchos, y nos ha dejado una lección muy grande. Y es que no se puede vivir pensando en que las cosas van a terminar mal, porque la clave de la vida está en encontrar lo que te hace vibrar y amarlo. Como Iker amó al Madrid desde niño de una forma incondicional y se despidió amándolo, sabiendo que con o sin él también sería feliz. Quizá de eso trata la vida.

El amor no te deja nada bueno, ni malo, te deja algo para toda la vida. Cuando se acaba cualquier tipo de relación siempre hay un aprendizaje, algo bueno te debe dejar al final la pérdida. Desde el hijo que pierde a su padre, los novios que se separan, hasta un jugador que deja al equipo de sus amores; cada perdida en proporción representa un crecimiento.

Y como: No hay amor más sincero que el amor a la comida. Como ya es tradición en Foodball & Plus aquí una receta tradicional de Madrid. Aunque para el originario de Móstoles, su comida preferida son los huevos fritos con patatas, el plato que más lo podría marcar es el mítico: Cocido Madrileño de su madre.

Ingredientes:
• 250 gramos de garbanzos (dejarlos en remojo con agua caliente el doble de su volumen y sal una noche antes).
• 1 hueso de rodilla, 1 hueso tuétano, 1 hueso jamón serrano.
• 150 gramos de chorizo español cocido
• 200 gramos de carne de pecho de res, 1 pierna de pollo.
• 100 gramos de tocino entero.
• 1 trozo de morcilla (dura).
• 1 tallo de apio.
• 1/2 col.
• 100 gramos de fideo.
• Sal /pimienta.

Procedimiento:
1-Colocar los garbanzos escurridos en una olla express, en una bolsa (malla) de tela para poder recuperarlos después de la cocción.
2- También en la olla express ponemos el pollo, la carne de res, los huesos, chorizo, tocino y litro y 1/2 de agua. Ponemos al fuego la olla express sin la tapa, cuando empiece a hervir quitamos con una cuchara grande las impurezas y grasa que quedan en la superficie. Una vez hecho esto, ponemos la tapa de la olla express y cerramos bien (en el momento que empieza a soltar vapor la olla, bajamos el fuego al mínimo y contamos 35 min.)
3- Transcurridos los 35 min, apagamos la olla, la llevamos al fregadero y la ponemos debajo del agua fría por 3 min. Le quitamos la tapa y la ponemos al fuego otra vez, para terminar de agregar las papas (peladas), zanahorias (peladas), cebolla. Ponemos la tapa otra vez y cocemos por 15 min.
4- Enfriamos la olla y destapamos, y vamos sacando las carnes, garbanzos y verduras (los huesos los desechamos). Nos quedaría solo el caldo al cual le agregaríamos los fideos, los cuales coceríamos con el caldo por 5 minutos (probamos de sal y pimienta)
Tip del Chef: Por tradición se come primero la sopa, después se sacan en bandejas por un lado la carne y por otra la verdura. A gozar, acompañando de un vino D.O. Ribera del Duero y una buena barra de pan rustico.

Gastronomía: Chef Aarón Hernán (@Chef_AaronHdz)

Redacción: Aldo Hernández (@Aldo3Hdz)

Ilustración: Miguel Ángel Méndez (@polkalliyuri)