4359236389_7da6b11ac5_o

El balón que no podía dormir

MINIFICCIÓN-INT-6

Había una vez un espejo de mano balón de futbol que cuando se quedaba solo y nadie se veía en jugaba con él se sentía de lo peor, como que no existía, y quizá tenía razón; pero los otros espejos balones se burlaban de él, y cuando por las noches los guardaban en el mismo cajón del tocador cesto del vestidor dormían a pierna suelta satisfechos, ajenos a la preocupación del neurótico.

De Augusto Monterroso