4359236389_7da6b11ac5_o

Entrevista con Hernán Medford, autor del Aztecazo

La mañana del sábado 16 de junio de 2001, la Selección Mexicana se prepara para recibir a Costa Rica en un duelo rumbo a la Copa del Mundo de Corea-Japón 2002. El Estadio Azteca no luce en su máximo esplendor debido a los malos resultados del Tri, pero sí se ve una mancha roja que apoya al visitante en la parte baja de la portería sur del Coloso de Santa Úrusla.

Los dirigidos por Enrique Meza se van adelante rápidamente con un gol de José Manuel Abundis y parece que será una mañana tranquila para México, pero todo cambia en la segunda mitad. Un gol del costarricence Rolando Fonseca de tiro libre empató el encuentro y, a cinco minutos del final, Hernán Medford sepultó a México en su propia cancha y se aseguró de que no fuera más el Gigante de Concacaf, como lo había dicho antes. Así nos lo cuenta Medford, autor del Aztecazo.

Soy el centroamericano que más ha peleado por Centroamérica, y me he agarrado con todos los mexicanos siempre.

-México tenía una mala racha, ¿antes del partido pensaban en el triunfo?

-Previo al partido hubo algunas situaciones incómodas con dimes y diretes pero que al final nos terminaron por dar la razón. Nosotros llegamos motivados al partido porque estábamos teniendo una buena eliminatoria. Teníamos un buen grupo y soñábamos ese día con ganar y el sueño se hizo realidad. Nosotros hasta con un punto hubiéramos estado contentos.

-Tú anotas el gol del triunfo. ¿Es el más importante en tu carrera?

-Es bonito estar en la historia. El gol que le marco a México y el que anoté en el Mundial de Italia 90 para clasificar a Octavos de Final son los dos goles más importantes que hice; esos dos me marcaron en mi carrera y son anotaciones que siempre serán recordadas.

-¿Qué representa el Aztecazo para ti?

-Significó entrar en la historia. Todavía se habla de ese gol y de ese triunfo, es uno de los más importantes que se ha tenido en la historia para nuestra Selección: haberle quitado un invicto de tantos años a México en el estadio Azteca. Podrán ganar en el futuro pero cuando es la primera vez siempre será recordado y es algo de mucho orgullo.

-¿Qué significa tanto a nivel futbolístico como social y cultural haberle ganado a México?

-Hablando de ello (cultural y socialmente) fue el mismo triunfo. Es el sentimiento de un país completo. Estamos en un país que es muy futbolero, así son los costarricenses y como se ha dicho que el favorito en todo es México, entonces siempre se les quiere ganar. En todos los ámbitos del país se sintió y se celebró, hasta la fecha se sigue haciendo. Recuerdo que después del partido y con el triunfo, fue pura celebración y fiesta en Costa Rica. Cuando se logra algo así es de celebrar, era quitarle el invicto al grande del área, al favorito.

-Costa Rica hizo historia en Brasil 2014 clasificando a los Cuartos de Final, ¿están más cerca de las siguientes rondas que México?

-En Brasil se dio un mejor paso para nuestro futbol. Ese quinto partido que desean los mexicanos, Costa Rica ya lo alcanzó e hizo historia. Ahora se maneja el mismo proceso del Mundial y por eso se tiene mucha confianza, también para el partido ante México, porque son la misma camada de jugadores que dieron un paso histórico.

-¿El hecho de que Costa Rica ya haya ganado en México sirvió como un cambio de mentalidad para las otras generaciones?

-Fue un cambio positivo. Antes el Azteca daba pánico escénico para los futbolistas y ahora todo eso ha cambiado, ya no da miedo, aunque se sigue respetando por lo que es. Ahora Costa Rica tiene un equipo que da mucha confianza con jugadores fuera.

Hernán Medford siempe se caracterizó por su mentalidad de lucha contra el futbol mexicano e incluso ha llegado a declarar: Soy el centroamericano que más ha peleado por Centroamérica, y me he agarrado con todos los mexicanos siempre.

Es por ello que ahora considera que el partido entre el Tri y Costa Rica debe asumirse como un Clásico por la rivalidad en los últimos años y la emoción que se genera en Centroamerica, pues aunque no lo juzga como una guerra, sí lo hace como una rivalidad donde se levantan las pasiones.

La pasión se vive igual en todos lados. Tuve la experiencia de estar en Italia, España, Austria y Croacia, nos cuenta. Medford jugó para el Dinamo de Zagreb en 1990, cuando la guerra estaba por comenzar en Yugoslavia y quedó impresionado por la forma en que se vivía el futbol en esos tiempos.

Era un bonito ambiente. En ese tiempo había mucha rivalidad y era un país que estaba a punto de iniciar una guerra. Incluso a nivel futbolístico se veía más la pasión por la guerra y fue una bonita experiencia. Con Dinamo Zagreb fue muy interesante, fui el primer centroamericano en jugar la Copa UEFA.

Después tuve fortuna de salir antes de que iniciara la guerra. Viví algunos momentos de estrés pero después fui transferido al Rapid Viena y alcancé a evitar todo eso, termina la entrevista Medford, quien está a punto de viajar hacia México con la ilusión de ver a su Selección repetir la hazaña que alguna vez él consiguió.

Por: Jaime Luna @jimmychrist2