4359236389_7da6b11ac5_o

Freddy Adu, una estrella que nunca brilló

Te prometieron el sueño americano
pero sólo tenías 14 años,
¿qué podías saber de gloria a esa edad?

Si el tiempo fuera retroactivo,
¿qué harías ahora?
Aún eres joven para vivir, soñar y amar,
pero no para brillar,
no como tú quisieras
y menos como ellos lo esperan
¿Cuántas decisiones tomaron por ti?
¿Cuántos te llamaron el nuevo Pelé?

Palabras y expectativas,
llenaron tu vida,
el futbol se olvidó
y tus anhelos fueron ignorados;
había que satisfacer a terceros,
hinchar sus bolsillos
y llenar estadios,
crear un nombre... un ídolo.

Freddy Adu se suponía que iba a ser Lionel Messi antes de que hubiera un Lionel Messi.

Todos querían tu talento y juventud,
combinación rara y valiosa,
¡eras el jugador más joven en debutar
en cualquier deporte profesional de EU!
¿Era tan difícil el éxito?
Claro, ¿qué cosa no funciona con dinero?
¿Qué no podían haber hecho unos millones de dólares o de euros?
Solamente querían que fueras leyenda del futbol masculino de la MLS,
¿qué fue entonces lo que salió mal?
¿Por qué les fallaste Freddy?

Tú no fuiste responsable del llamado fracaso,
sólo querías jugar con los grandes
Está bien, D.C. United te dio la oportunidad,
¿pero Real Salt Lake, Benfica, Philadelphia Union...?
¿Habría sido diferente si te hubiera comprado Chelsea o Manchester United?
Ah, porque firmaste y tu alma no te pertenecía,
tampoco tu cuerpo, mucho menos tu destino
Ahora es tarde para decirlo,
pero repito: ¿qué habrías hecho?
¿Qué harás ahora, Freddy?

Fredua Korateng Adu, mejor conocido como Freddy Adu, es un futbolista estadounidense de origen ghanés y tiene 27 años. A los 14, fue el jugador más joven en debutar en cualquier deporte profesional de Estados Unidos con el D.C. United, pero su carrera fue un fracaso. Freddy Adu era llamado el nuevo Pelé, e incluso hizo comerciales al lado de O Rei, pero su poca participación y falta de resultados dentro de sus equipos minaron a la futura estrella. Actualmente no tiene equipo -el último fue Tampa Bay Rowdies- y difícilmente es recordado, tanto por sus compatriotas, como por el resto del mundo.

Por Carolina Caballero