4359236389_7da6b11ac5_o

Gabriel Heinze ¿curriculum inmerecido?

Pocos jugadores pueden presumir una carrera como la de Gabriel Iván Heinze El Gringo. Surgido de la cantera de Newell's Old Boys, Heinze ha jugado en los equipos más grandes y emblemáticos de Europa, vivido en las ciudades principales y compartido vestuario con cuatro Balones de Oro -Messi, Ronaldo, Cannavaro y Ronaldinho-, entre otros grandes futbolistas. No se puede decir que Heinze tuvo una carrera promedio, pero para alguien con un curriculum como el suyo ciertamente su trayectoria fue discreta.

De su debut con Newell's en 1997 pasó al Sporting de Lisboa al año siguiente. Una temporada después pasó al Valladolid. Dos años después se enfundaba en la camiseta del Paris Saint Germain, donde consiguió levantar una Copa de Francia en su último año con el equipo, aunque no pudo disputar la final porque se encontraba con la Selección de Argentina. En 2004 llegó a uno de los grandes de Inglaterra y se puso al servicio de Sir Alex Ferguson. Con el Manchester United levantó una Premier League y una Carling Cup, pero sus desencuentros con Ferguson -como cuando prefirió ir con la Albiceleste a los Juegos Olímpicos de Atenas a pesar de la advertencia del escocés- condicionaron su participación.

Tres años después, el argentino se enfundó en la playera blanca del Real Madrid, pero las lesiones y monstruos en su posición como Sergio Ramos, Pepe o Cannavaro le privaron de minutos de juego. Aun así, ganó la Liga en un partido dramático contra el Osasuna con nueve hombres y la Supercopa de España. Con la experiencia de los años regresó a Francia con el Olympique de Marsella, el otro gran equipo galo. Heinze logró una Ligue 1, una Supercopa y dos Copas, el club donde más trofeos cosechó.

Todavía le faltaba un último destino europeo. En 2012 llegó a la Ciudad Eterna de Roma donde solo estuvo una temporada bajo el mando de Luis Enrique. Una mala temporada que lo mandó de regreso al continente americano, de vuelta a sus orígenes. Con el Tata Martino, el Gringo llegó a Newell's con la misión de salvarlo del descenso. Al final, cuando Gabriel Heinze anunció su retiro, Newell's Old Boys tenía un trofeo más en sus vitrinas. Actualmente su camino lo ha llevado contra la dirección del futbol argentino, tratando de corregir el rumbo desde la dirección técnica de Argentinos Junior.

Con su Selección siempre estuvo en las convocatorias del Loco Bielsa, José Pekerman, Alfio Basile y Maradona. Un oro Olímpico en Atenas 2004, los subcampeonatos de Copa América en 2004 y 2007 y el subcampeonato en la Confederaciones del 2005. En papel es una carrera impresionante, pero el papel de Heinze no era el de la superestrella. El suyo fue uno más discreto, casi anónimo, rayando en lo prescindible, pero que es sumamente importante para que todo tenga coherencia. Tan es así, que pudo vestir las camisetas más importantes del mundo. A veces el mejor soldado es aquel que se mantiene constante.

Por Bernardo OV