4359236389_7da6b11ac5_o

La otra Gimnasia y Esgrima, el primer campeón

Cuando miramos toda la historia del balompié en nuestro continente, sin duda podemos percatarnos que Argentina es uno de los pioneros en el desarrollo de este deporte, y por supuesto siempre se habla de Gimnasia y Esgrima La Plata como el primer club de futbol en el continente; también se habla de Boca Juniors como el primer equipo campeón en la época profesional de ese país. Claro, a primera vista y con la globalización del deporte, uno puede pensar que esto es cierto y como extranjero, la atención se va principalmente por lo que sucede en la capital albiceleste. Pero en 1931 unos meses antes, una pequeña escuadra, homónima al primer equipo de balompié, se coronaba monarca.

El Club Atlético Gimnasia y Esgrima de Santa Fe, conocido popularmente como Gimnasia de Ciudadela es un equipo que aún permanece vivo, se fundó en 1924 como club de futbol y participa actualmente en la Liga Santafesina. Su relevancia dentro del balompié pampero es notable, ya que dentro de los inicios del profesionalismo en este deporte, surge la leyenda de jugadores como Genaro Canteli, Gabriel Magán y por supuesto el legendario Enrique Chueco García, (quien se dice que era admirado por el mismísimo Ernesto Che Guevara), estos ídolos fueron apodados Los Pistoleros, debido a su gran capacidad y olfato goleador, sobrenombre que ahora caracteriza al club con gran orgullo.

Enrique Garcia

Pero ¿qué hicieron estos jugadores para pasar a la historia? ¿Qué tiene que ver con Boca Juniors? La historia también involucra a Newell’s Old Boys, que salió al tema cuando objetó el título de Boca como el primero en la historia. En julio de 1931, inició la Liga Santafesina de Football, teniendo inscrito entre sus equipos al Gimnasia de Ciudadela que se consagraría campeón de la liga en octubre de ese mismo año. Lo que pocos saben, es que en esa época, la Liga Santafesina estaba avalada como liga profesional y otorgaba el título un mes antes a Gimnasia y Esgrima, que a Newell’s Old Boys (noviembre de 1931) y tres meses antes de que Boca Juniors se levantara con el título (enero de 1932).

El Club Atlético Gimnasia y Esgrima, además de tener una gran cantidad de homónimos (Gimnasia y Esgrima La Plata, Gimnasia y Esgrima Mendoza, Gimnasia y Esgrima Jujuy, Gimnasia y Esgrima Concepción, entre otros), posee una historia inigualable, difícil de comparar y aunque ahora no se encuentra en los reflectores del deporte en Sudamérica, se le debe reconocer como el primer campeón profesional de Argentina.

Por Jorge Emilio Mendoza Piña @georgehatetweet