4359236389_7da6b11ac5_o

Gylmar Dos Santos, El portero mayor

Considerado el mejor portero sudamericano de todos los tiempos, Gylmar Dos Santos fue arquero histórico de la Selección Brasileña y ganador de dos mundiales consecutivos (1958 y 1962) de la mano de su mas intimo amigo y compañero, el mítico Pelé.

Portero alto, seguro, sobrio. Transmitía mucha seguridad, el inicio de su carrera como portero la desarrolló en el equipo de Corinthians de su país en donde rápidamente se convirtió en referente y máxima figura, eso lo reflejó ganando tres campeonatos (1951, 1952 y 1954).

Tras lograr dicho acto, el club Santos se interesó en sus servicios logrando hacer de ese equipo un éxito de la mano de Pelé, Pepe, Zito, Mengálvio, Lima, y Coutinho, entre otros, catalogándolo como el equipo del siglo XX y llamado el Santos de Pele.

A pesar de que fui campeón muchas veces con el Corinthians, tuve mis mayores éxitos en Santos.

Ya como seleccionador brasileño, rompió ese maleficio que tenían los porteros de su Selección, imponiendo grandes reflejos, calma inquebrantable, estilo, garra, seguridad y una alta capacidad de llevar a su equipo a desarrollar un futbol agradable y sano para el espectador.

Se cuenta que los padres de Gylmar le pusieron el nombre uniendo la primera sílaba del padre Gilberto y la primera de la madre, María. Siempre titular en los equipos de Pelé, durante la década de los sesenta, el título le vino solo: El portero de Pelé.

Tras su retiro en el año de 1969, Dos Santos se hizo dueño de un concesionario de automóviles y se convirtió en supervisor de la Selección Nacional en 1983, puesto que ocupó durante un año.

El palmarés de este extraordinario futbolista nos deja en claro que ha sido el mejor guardameta de la historia de Brasil con 104 apariciones con su país, permitió 95 goles y estuvo en la meta por solo 16 derrotas.

Su fallecimiento fue una noticia muy fuerte para el mundo del futbol en Brasil, Tras 83 años, un infarto acabó con la historia de esta leyenda del futbol sudamericano, dejando un legado que pocos o quizás nadie pueda igualar.

El portero es la estrella solista del equipo, un artista por su cuenta.

Por Victor Vázquez