4359236389_7da6b11ac5_o

Historia del Mundial: Uruguay 1930

El año de 1930 fue sumamente significativo para la historia del futbol, pues se llevaría a cabo el primer Mundial. A raíz de las de diversas apariciones del balompié en Juegos Olímpicos y torneos amateurs, el presidente de la FIFA Jules Rimet decidió organizar una competición exclusivamente para futbol. El torneo más importante para el balompié inició hace más de 80 años en Sudamérica. A pesar de que aún se vivían las consecuencias de la Primera Guerra Mundial pues los países europeos habían visto reducida su población aproximadamente en un 10% y era notable la crisis económica tanto en Europa como en América, el futbol comenzaba a posicionarse como el deporte más famoso del globo.

Con una Europa en plena reconstrucción, sólo Bélgica, Rumania, Yugoslavia y Francia acudieron al torneo, ésta última, asistió debido a la insistencia del presidente de la FIFA Jules Rimet, caso similar al de la selección rumana, pues el Rey Carlos II a petición del dirigente de la FIFA obligó a los seleccionados a asistir a ese Mundial.

La década de los 30 estuvo marcada por la crisis del 29, provocada por la especulación bursátil que se generó a partir de 1927 y que llegó a su punto más crítico dos años después. Sin embargo, sus repercusiones continuaron durante 1930. El incremento del desempleo y la disminución de las importaciones americanas fueron algunos estragos que se respiraban en plena época mundialista.

A pesar del complicado contexto, 1930 fue una fecha importante para Uruguay, pues celebraba los cien años de la jura de su primera Constitución Nacional, razón por la cual la FIFA optó por otorgarles la organización del Mundial de futbol. El contexto uruguayo estaba caracterizado por la paz y por ciertos cambios sociales significativos, como la aprobación del voto de la mujer en elecciones locales.

El Tango se consolidaba para ser la expresión musical nacional, ritmo que acompañaría todos las jugadas charrúas en el torneo. Las clases medias uruguayas crecían gracias a un proceso de urbanización y a la apertura de nuevos barrios, donde las viviendas eran más accesibles y con ello las familias podían buscar estabilidad.

El proceso de modernización desarrollado por Uruguay fue impulsado por la competición que reunió a doce selecciones, además de la ya mencionada comitiva europea, entre los países americanos participantes podemos mencionar a: Chile, Bolivia, Brasil, Estados Unidos, México, Perú, Paraguay y por supuesto a los países que se enfrentaron en la final, es decir, Uruguay y Argentina, misma que se llevó a cabo en el recién construido Estadio Centenario, siendo el escenario perfecto para el clásico del Río de la Plata. Uruguay además de ser el organizador del primer Mundial, se convertía en la primera selección en ganar la justa mundialista, al vencer a la selección albiceleste por un marcador de 4-2. Con la celebración del torneo Uruguay iniciaba una tradición que los aficionados al futbol esperan cada cuatro años, el Mundial de Futbol.

Redacción ADR