El jersey retro: Italia 82

Por Pedro González @gonmoc
Ilustración de Mario Bernal @Mario_Bernal_8

Todos los jerseys se parecen a su dueño. La camiseta de local de Italia siempre ha demostrado la elegancia y el carácter de quienes nacieron en la “península de la bota”. A principios del siglo pasado, los primeros combinados de este país se vestían de blanco, más que por la paz o la pulcritud, por escatimar, pues en ese entonces teñir la camiseta era un gasto extra que no estaban dispuestos a realizar. Para 1934 serían locales y tenían que vestirse de gala… escogieron el color azul de la Casa de Saboya –que reinaba el país en ese entonces– para la ocasión. Ganaron por su vida ante la amenaza del il ducce. Aquel fue el primer gran triunfo de la selección italiana y decidieron conservar el atuendo.

Cuatro años más tarde los recién bautizados azzurros derrocharon estilo al pie de Los Alpes en casi todos los partidos del Mundial de Francia. La excepción fue el choque contra el anfitrión que compartía el color bleu de la casaca, para esa ocasión, los italianos optaron por el color negro como la conciencia de Mussolini… ganaron el partido y días después su segunda Copa del Mundo.

1982. A siete de la muerte de Franco, España presumía la libertad con la celebración de su primer Mundial. La selección italiana arribó a la península ibérica con el pendiente de no haberse coronado dos años antes en la Eurocopa hospedaron. No ganaron ningún partido de la primera ronda pero clasificaron, poco a poco se acostumbraron al calor mediterráneo y derrotaron a conjuntos como Argentina, Brasil o Alemania para alzar su tercera Copa del Mundo casi 50 años después de haber levantado por última vez la Jules Rimet. Hace ocho años, con los hilos de Pirlo y la aguja de Del Piero, se bordó la cuarta estrella en una de las casacas más ganadoras de la historia del futbol.

ITALIA-82