Kung Fu Cantona

Era el 25 de enero de 1995 en el estadio Selhurst Park, la casa del Crystal Palace recibía al poderoso Manchester United. Hasta el minuto 48 del segundo tiempo todo iba normal. Cantona iba buscando un despeje de su portero a la altura del medio campo y en un ataque de frustración le soltó un golpe a su rival, el arbitro no lo pensó dos veces y le mostró la tarjeta roja. El francés ni siquiera protestó, se acomodó el cuello alzado de la playera, y tranquilamente se fue caminando hacia el vestidor.

En las gradas, Matthew Simmons de 20 años y fiel seguidor del Palace, bajo unas cuantas filas y arrastrado por la indignación de haber presenciado tan dura entrada arremetió contra el galgo: "Fuck off you motherfucking french bastard". Cantona esta vez sí perdió la cabeza, y al más puro estilo de Bruce Lee le acomodó una patada en el pecho al hincha inglés, Eric cayó sobre un anuncio de Mcdonald’s y desde ahí intento conectar una patada, se puso de pie rápidamente para seguir dando golpes pero la policía intervino. Fue lo más emocionante que sucedió en ese aburrido 1-1.

Matthew perdió su trabajo, recibió amenazas de muerte por parte de aficionados de los Red Devils, su familia dejó de hablarle por miedo a mayores represalias, los periódicos le dedicaron varias portadas, y el club le retiró la membresía. Mientas tanto, Cantona tuvo que pagar una multa de 10,000 libras, ser suspendido 8 meses, dejar de ser convocado a la selección francesa, y tener que pedir disculpas publicas para no ser arrestado dos semanas.

No cabe duda que a los franceses no les gusta que se metan con su familia, y definitivamente son de mecha corta. Si no pregúntenle a Zidane.

patada cantona