4359236389_7da6b11ac5_o

La Masía: hacedores de futbol en crisis

Cuando uno es niño y sueña con jugar para su equipo favorito, no hay nada más emocionante que entrar en su academia. Entrenar en los mismos campos donde los ídolos particulares alguna vez entrenaron, defender la camiseta... Sea La Cantera, El Nido, o La Masía, estar ahí ya es un mérito. Salvo por el pequeño detalle de que en Barcelona, estar ahí realmente te pone en el camino para debutar en uno de los clubes que mejor han llevado la filosofía de hecho en casa. Como decía Pep: No es que la cantera del Barcelona sea mejor que las del Madrid, Atlético, Villarreal o Espanyol, que son muy buenas, la diferencia es que aquí sí les ponemos.

cruyff-y-guardiola

La Masía original es un edificio que data de 1709, a un lado de lo que sería el Camp Nou. Se reabrió como academia el 20 de octubre de 1979, en los tiempos de la escuela holandesa de Johan Cruyff. Sin embargo, el mismo día pero de 2011 se inauguró la nueva Masía para ajustarse a los requerimientos de la era moderna. Con una inversión de 11 millones de euros, 6 mil metros cuadrados y 5 plantas para acoger a los 83 deportistas: todo lo que los posibles miembros del FC Barcelona necesitan para tener el más óptimo desarrollo se encuentra aquí. Por sus filas han pasado jugadores como Guillermo Amor, Carles Puyol, Gerard Piqué, Sergio Busquets, Cesc Fábregas, Xavi Hernández, Andrés Iniesta y Lionel Messi. Estos tres últimos en 2011 fueron los 3 finalistas Balón de Oro, lo que demuestra el nivel que ha llegado a tener la academia catalana.

barcelona

Tito Vilanova llegó a alinear un cuadro titular con puros jugadores egresados de La Masía. España contaba con hasta 9 elementos en aquella época en la que lograron el triplete Euro-Mundial-Euro. Sus ventajas son infinitas: los jugadores se entrenan bajo los mismos métodos, por lo que al llegar al primer equipo no necesitan adaptación ni tiempo para conocer al compañero; ya sabe lo que el otro va a hacer. Traen toda la ideología y el amor por el club, lo que es la diferencia entre hacer las cosas por hacerlas y hacerlas con pasión. Además de la educación, que en muchas otros lados del mundo se deja de lado -como Latinoamérica- y que les da una preparación para el futuro después del balón. Lo más cerca que tenemos en México es la Universidad del Futbol del Club Pachuca y el futuro proyecto de Jorge Vergara para las Chivas, que aunque son muy aplaudibles, se topan con reglas como la 10/8 que favorecen el fichaje de extranjeros a los jugadores surgidos en la cantera. Además de que el tipo de torneo tampoco ayuda debido a la inmediatez de resultados que se exigen, sin embargo, en el núcleo de La Masía se encuentran problemas.

Universidad del Futbol en Pachuca

Universidad del Futbol en Pachuca

La cantidad de jugadores que han llegado al primer equipo ha disminuido drásticamente, y el gasto en fichajes como Neymar y Suárez ha llegado hasta los 343 millones de euros. Y no es que la MSN no haya funcionado o razones para creer que los llegados al primer equipo como Rakitic no han aportado. Sin embargo, ¿por cuánto tiempo puede mantenerse la situación? No solamente en el rubro económico, sino en la falta de identidad entre la cancha y la tribuna.

balon-de-oro

Jordi Mestre, vicepresidente deportivo, ha dicho que los últimos años coincidieron con una generación de futbolistas excepcionales, pero que como todas las cosas, se acaba. ¿Es realmente así? Dentro de todos los jugadores que anualmente se prueban en España y las distintas sucursales alrededor del mundo, ¿no se puede encontrar gente con suficiente calidad para relevar a las leyendas? Me cuesta creerlo. En mi opinión, siempre es más culpa de la gente que toma las decisiones a los que la edad y las mañas terminan afectando. Aun así, lo que nos ha enseñado La Masía es la efectividad de seguir un camino fundado en valores e identidad. Podrá tener sus altas y sus bajas, pero a la larga deja una huella que todos podemos seguir.

Por: Bernardo OV / @bernaov