4359236389_7da6b11ac5_o

La insoportable levedad del futbol

El objetivo de este proyecto es relacionar el futbol con la cultura. Es patear el periodismo deportivo de una manera distinta. Es hacer una rabona inesperada y no quedarse en la monótona cáscara del futbol: resultados de los partidos, análisis de los juegos y chismes sobre la vida de los jugadores.

El objetivo de este artículo es invitar a los lectores a leer (releer) un libro escrito en 1984 por el checo Milán Kundera del que se han vendido un millón de ejemplares en todo el mundo ¿por qué será? Me refiero a la novela La insoportable levedad del ser, después llevada al cine en una magnífica versión. Si este pequeño artículo despierta la curiosidad por leer el libro y ver la película: misión cumplida. El futbol habrá hecho su tarea de ser disparador de una cultura más amplia.

La novela cuenta la relación amorosa de dos parejas: Tomás-Teresa y Franz-Sabina, cuyos destinos se entrelazan de manera misteriosa e irremediable. El contexto social en que se desarrolla la trama es la época en que las tropas rusas invadieron y sometieron a Praga (1968). La historia es fantástica y narrada con gran maestría pero lo más interesante es que a partir de ella el autor va a haciendo una serie de reflexiones filosóficas sobre la vida. Si triangulamos EL LIBRO, LA VIDA Y EL FUTBOL, se puede hacer una “pared” que nos permitirá llegar a meter gol.

EL LIBRO. El mismo título es ya en sí una provocación, un agujero negro, un reto. ¿Qué entiende el autor por “la insoportable levedad del ser”? En la página 11 explica que Parménides, filósofo griego del siglo VI antes de Cristo decía que el mundo está dividido por principios contradictorios: luz-oscuridad; calor-frío; ser-nada; peso-levedad, etc. Siempre un polo es positivo y el otro negativo. Entonces ¿qué debemos elegir, el peso o la levedad? Esta pregunta recorre subterráneamente todo el libro (págs. 38, 130, 151, 205) dejando la respuesta abierta a cada lector.

LA VIDA. La libertad por ejemplo ¿es un aliviane o un peso insoportable? Sartre decía que estamos condenados a ser libres. La libertad humana es siempre un riesgo. Una elección atrevida, cuyas consecuencias son un peso que hay que cargar con responsabilidad. “El ser humano vive todo a la primera y sin preparación. Como si un actor representara una obra de teatro sin ningún tipo de ensayo ¿qué valor puede tener la vida si el primer ensayo para vivir es ya la vida misma? Lo que ocurre una vez es como si no ocurriera nunca (una no es ninguna, diríamos en español)”. Pág. 14.

Pero ¿qué tal si equivocas o aciertas en tu profesión, o en tu elección de pareja, o en la decisión de tener un hijo? ¿qué tal si el estado comunista, como le sucedió a Kundera, le pide sacrificar la única vida que tiene por las generaciones futuras? ¿y si el estado te pide renunciar a tu libertad personal para crear una supuesta sociedad ideal?

EL FUTBOL. Con perdón de Parménides, Hegel y Kundera, voy a suprimir la contradicción que encierra el título del libro y voy a jugar con las palabras levedad y peso dentro de una lógica unívoca.

*El futbol puede ser amablemente leve y alivianador cuando no pierde su esencia de hacer deporte y de divertirse. Jugar, sea en un campeonato o de cascarita, desarrolla el carácter, la sociabilidad, el afán de superación, la constancia, la pasión y la salud. Toda esta gimnasia capacita para las luchas de la vida real y enriquece EL SER de cualquier deportista. Por otra parte ser fan o simplemente aficionado, da a la vida leves recreaciones y muy gratificantes espacios de conversación.

*Pero el futbol puede ser también insoportablemente pesado y repugnante cuando pierde su esencia. Por ejemplo cuando se convierte, como en el FIFAGATE, en un sucio y corrupto negocio cuyo fin es el lucro y la ganancia, instrumentalizado al público, a los jugadores y directivos. Es insoportable también que aproveche el imán que tiene un balón para vender cervezas y refrescos que afectan la salud de los consumidores. El futbol puede ser alienante y funcionar como “opio del pueblo” cuando echa una cortina de humo o distrae de los verdaderos problemas que tiene una sociedad. El futbol puede ser aberrante cuando invade una familia que a la hora de comer, en vez de platicar y compartir, tiene la televisión prendida pontificando y explicando por qué cayó el Piojo.

En el juego final y único de la vida, la insoportable levedad del ser es patear con ligereza el balón de las decisiones, sin hacerse responsable de sus pesadas consecuencias.

Por Nicanor Iturrino

ESTE TEXTO ES PARTE DE LA GACETA #15, ¡LEÉLA COMPLETA AQUÍ!