4359236389_7da6b11ac5_o

Lieke Martens: el camino al profesionalismo

El pasado mes de octubre se celebró The Best, ceremonia organizada por FIFA que premia a lo mejor del futbol internacional, en esta ocasión la ganadora del certamen a Mejor jugadora del año fue la holandesa Lieke Martens, quien a sus 24 años ya cuenta con un recorrido profesional destacable tanto en su país como en el extranjero.

Martens inició su carrera profesional en su país natal con el SC Heerenveen a sus 17 años, después se unió a las filas del también cuadro holandés VVV-Venlo, por desgracia, durante su estadía en Holanda no pudo ganar algún campeonato. Para el año 2011 Martens abandonó Holanda y probó suerte en Bélgica, el Standard de Lieja fue el club que la fichó y en el cual no tardó en demostrar su nivel.

Con la escuadra belga Lieke alzó su primer campeonato como profesional, pues ganó la Supercopa BeNe el mismo año en el que llegó al club. Después, la originaria de Nieuw-Bergen inició un deambular en Alemania y Suecia, país en donde retomó su nivel futbolístico, ya que, además del campeonato de la Supercopa de Suecia con F.C. Rosengård, Martens comenzaba a brillar en su Selección.

La Eurocopa Femenil del 2017, sin lugar a duda, fue el torneo que llevó a la holandesa al estrellato y del cual fue reconocida como la mejor jugadora del torneo, y por si fuese poco, junto con su Selección logró el campeonato. Este hecho sumó al momento de la premiación de The Best y propició su fichaje al Barcelona, club con el que actualmente milita, y del cual la jugadora destaca el futbol técnico de los blaugranas y su deseo de seguir trascendiendo en el futbol.

Yo no ficho por un club para jugar, ficho para ganar.

En palabras de Lieke Martens, gracias a los premios y trofeos, ha podido experimentar lo que implica el profesionalismo; fotos, autógrafos y el reconocimiento de la gente, aspectos a los que ella se ha ido acostumbrando y agradece. Poco a poco el futbol femenino toma más relevancia a nivel mundial, y casos como el de Martens son muestra de ello, pues la jugadora holandesa es prueba de que el camino hacia el profesionalismo y protagonismo en el futbol no distingue de géneros.

Por José Macuil García