4359236389_7da6b11ac5_o

Los Molinos de la Mancha: Manu Chao, deportivista y fan de Maradona

Manu Chao, uno de los pocos cantautores en el mundo de la música con un ángel dentro de él, una persona digna de una película sobre su vida. Nació en París, aunque de ascendencia española, de madre vasca y padre gallego, que reside desde hace años en Barcelona. Se forjó como músico callejero y fue conocido por su lucha por la libertad y sus ideales políticos. Muchas de sus canciones hablan sobre el amor, la vida en los guetos y la inmigración, dado que la familia del cantante emigró de España a Francia durante los años de dictadura de Francisco Franco. La pasión de Manu Chao siempre fue el futbol.

Nunca escondió su amor por los colores blanquiazules del Deportivo de la Coruña. Un sentimiento que lleva muy dentro de él y presume cada vez que puede. Para él, el Depor es un equipo pionero del mestizaje futbolístico. "El fútbol es una fiesta en Riazor" llegó a confesar. Le dedicó una de sus canciones más importantes y por la que empezó a ser conocido: “Me gustas tú”.

¿El nuevo Bob Marley?", es la pregunta que se hizo la edición española de la revista "Rolling Stone" hace unos años. Además del equipo gallego, también ha declarado su afición por el conjunto francés Olympique de Marsella, el Athletic Bilbao, incluso también por los Xolos de Tijuana de México.
Pero su mayor ídolo siempre fue el gran mito argentino, Diego Armando Maradona y le dedicó varios temas en alusión al Pelusa. La más conocida es ‘La vida tómbola’ donde tiene un estribillo muy polémico y en el que el propio Maradona disfrutó en primera persona:

“Si yo fuera Maradona
Saldría en Mondovisión
Para gritarles a la FIFA
¡Qué ellos son el gran ladrón!”

Y por último, otra de las canciones que le dedica a Maradona es ‘Santa Maradona’ con Mano Negra, un grupo que formó con su hermano Antoine y su primo Santiago Casariego y en el que empezaron a tocar en el Metro de París.

Manu Chao, único en su especie. Un artista que con su música ha logrado cambiar el mundo a su manera. El poder de sus letras llegó a millones y millones de personas, incluso hasta una de las grandes estrellas del futbol. Eso no lo consigue cualquiera.

Por Juan Carlos Gutiérrez @juankyy