4359236389_7da6b11ac5_o

Marcha por la Familia. Lo que se ve no se pregunta.

Nuevamente mis pensamientos se encuentran dispersos entre tanta cosa que sucede en el país. Al salir de mi casa me prometí hablar pura, única y exclusivamente de futbol con la pandilla: el triunfo certero de mis Pumas sobre los pobres Gallos Blancos, y algo que debería de darnos para charlar toda la noche, es decir, la cruzazuleada del Cruz Azul. Aunque de esto último ya ni sé qué decir; comienzan con un tres a cero que huele a goleada histórica y terminan perdiendo cuatro a tres; ya hasta se me terminaron los chistes para burlarme de los celestes. Yo creo que los pocos aficionados que les quedan ya son inmunes, hasta ellos mismo se mofan del equipo, creo.

Pues no, ni con tanto tema de la Liga MX, mi mente está en las absurdas marchas que el sábado se llevaron a cabo en diferentes ciudades con un poder de convocatoria mayor del que yo esperaba, pues más de doscientos cincuenta mil retrógradas se dieron cita en las diferentes plazas del país. Todos ellos lograron luchar y exigir los derechos en favor de la familia, así es, cualquiera que se topa con ese eslogan publicitario pensaría que justamente se marcha en favor de la propuesta del Preciso para permitir el matrimonio entre personas del mismo género, y no al revés.

bancada-evangelica-homofobia

Me pregunto si acaso alguno de mis amigos pamboleros también es asaltado por esta duda, porque dentro de todo grupo de jóvenes, como lo somos nosotros, las bromas haciendo referencia al falo son pan de cada día; de hecho siempre pierde quien no logra defenderse del ataque alburero, mismo que siempre pone en duda, o mejor dicho, asegura que el interlocutor de enfrente es homosexual. Pero bueno, el albur es parte de un juego en donde no se busca herir susceptibilidades, algunos de mis amigos gay, incluso, me ganan con respuestas nunca antes pensadas. Inmersos en esta sociedad machista por excelencia es imposible conocer las raíces de este bonito intercambio de insultos.

La Canchita está casi vacía, solamente están Pablito, Adriancho y Maragol, hay balón, pero no equipos. Saludo a los dos que están en la banquita, Maragol está jugueteando con la pelota, se la avienta al cuello, se agacha, la empuja hacia arriba, se sienta y la domina en el piso; es muy bueno el maldito.
Hace unos días papá estaba hablando con hermano acerca de un tal Justin Fashanu, excelente delantero de la Liga Inglesa, el primer negro en ganar un millón de libras y quien a los veintinueve años decidió confesar su orientación sexual. Esa confesión le provocó el rechazo de muchos de sus compañeros así como el repudio por parte de la afición y hasta una demanda totalmente falsa de acoso sexual; este conflicto lo llevó a suicidarse, a pesar de que no había una sola prueba en su contra.

homofobia-futebol

Los chicos hablan de las goleadas y del Cruz Azul… quién no quiere reírse de estos cuates que todo lo pierden. Pero esta vez no puedo seguirles la charla, ni tampoco les comparto mis pensamientos, y no porque piensen que yo soy gay, me vale madres, sino porque el coraje se agolpa en mi cabeza. Morir, como Fashanu, por ideologías estúpidas es algo que debió de suceder hace siglos, al menos desde que actores de la Iglesia católica cometían actos homosexuales, y no sólo eso, sino violaciones y actos pederastas.

Quizás aquellos que marchan también lo hicieron para condenar al Padre Maciel y sus abusos a niños… ¡Ja! Personas como él tienen el perdón divino, así como el Cardenal Norberto Rivera y su invitación a los feligreses para unirse a las movilizaciones del Frente Nacional por la Familia quienes, vuelvo a aclarar, no están a favor de la Familia, sino en contra. Ellos más bien están a favor de la represión de instintos, prefieren hogares con padres golpeadores e infieles, actos que cada domingo son exculpados con diez mágicas aves Marías y veinte gloriosos padres nuestros.

8

En la actualidad, a jugadores como Robbie Rogers, de Estados Unidos, y Antón Hysén, de Suecia, les toca saber cómo reaccionará la afición y el mundo del futbol tras confesar su orientación; al parecer Rogers fue comprendido, para Hysén sabremos con el tiempo cómo es tomada su noticia, pues al menos en la Liga Inglesa existen ocho futbolistas que no quieren salir del armario por temor a los ataques homofóbicos de los hinchas.

96553-full

Seguramente, al igual que los hooligans, aquellos que marcharon el sábado pasado están de acuerdo en que la función de la mujer en casa es la de traer hijos al mundo y servir la comida caliente en la mesa, ser abnegada y entregada a su familia a pesar de los abusos que se cometan con ella; ¡Una familia feliz, como lo manda el Señor!

Yo, como Manuel Neuer, espero que los futbolistas gay se animen a compartirlo con el mundo para quitarse una presión que puede afectar su rendimiento, pero claro, salvaguardando su integridad. Porque, ¿quién correrá verdadero peligro, una bola de veinte cabrones de mente regresiva en los vestidores frente a un homosexual, o una mujer en ese mismo vestidor frente a veinte machistas? Yo le pregunté a mi papá si aquellos que marchaban eran unos retrógradas de mente estúpida y cerrada, me contestó: ps como dice Juan Gabriel, mi´jo, lo que se ve, no se pregunta.

Por: Arturo Molina