4359236389_7da6b11ac5_o

Preguntas múltiples: ¿El futbol como lenguaje universal?

De acuerdo a la Real Academia de la Lengua, el lenguaje es un conjunto de señales que dan a entender algo. Es decir, una forma de expresar una idea, sentimiento o emoción. ¿El futbol es una forma de expresar una idea sentimiento u emoción? Sin duda refleja emociones y sentimientos, sin embargo, no de manera intencional. Por otro lado, sí expresa ideas de manera intencional. Un pase es una idea ¿no? Un tiro libre que entra en el ángulo es en primera instancia una idea que se materializa a través de una compleja serie de movimientos, e incluso si el balón no entra a la portería, se entiende la intención. Entonces, ¿el futbol sí es un conjunto de señales que dan a entender algo?

El futbol es el deporte más popular del mundo. La FIFA, máximo organismo dentro del futbol, tiene más países afiliados que la ONU (209). Este deporte, nuestro juego, está vivo desde Finlandia hasta Egipto; en la costa y en las grandes urbes; en una favela en Brasil y un barrio alto de Londres. El futbol cuenta con esa condición de omnipresencia ¿Por qué? no es que dentro de nosotros exista un potencial Messi, o porque hayamos nacido en el año que se celebraba un Mundial. El futbol es popular, porque es natural.

El juego es algo intrínseco del hombre, entre más sencillo sea, más “puro”. El futbol es en este sentido, agua de manantial. El deporte más popular del mundo no distingue entre clases sociales, color de piel, estatura, peso, o edad. El único requisito para jugar futbol es querer hacerlo. ¿No hay balón? tomas unos calcetines del cajón; ¿No tienes tenis? no importa. Sólo necesitas algo que patear, y a veces, ni eso.

La sencillez -mas no simpleza- del futbol, es lo que lo ha vuelto un lenguaje universal. Hoy en día los clubes de futbol tienen jugadores de todas partes del mundo, hecho que muestra la universalidad del futbol, pero que también nos hace preguntarnos ¿cómo se entienden entre ellos? Sin importar qué idioma hables, en el futbol basta una mirada para entenderlo todo. Una pirueta como la de Zidane es un trabalenguas, y, eludir a seis ingleses en una semifinal de Copa del Mundo un poema.

No es necesario que los jugadores tomen clases de inglés, francés o alemán, ellos ya tienen su propio código. Todo en el futbol tiene una intención, y por lo tanto, un significado. Siguiendo con la metáfora, cuando vemos un partido estamos presenciando una conversación. Los jugadores hablan entre ellos con pases, tiros a gol, gambetas, aun, faltas, mientras nosotros escuchamos; entendemos cuál era la intención: interpretamos.

Decodificamos el lenguaje del futbol por una única razón: porque lo jugamos. Si jugamos lo interpretamos. Esa es la ecuación.
Hay entonces una pregunta obligada: ¿Si el futbol es un lenguaje universal, los estilos de juego son idiomas, es decir, maneras de comunicar o expresar?

Por: Emilio Posadas Certucha