#RenunciaYa! una demanda ciudadana desde las gradas

En el discurso del 18 Pluvioso, Robespierre se pregunta ¿Qué es la patria sino el país en que todo ciudadano es partícipe de la soberanía? Así la cancha también es el terreno donde el jugador y los aficionados constituyen al futbol como vehículo de participación, cada uno elaborando y solidificando la función de una estrategia, entendiendo que una acción, ya sea dentro del campo o dentro de la sociedad es esencial para constituir el cuerpo de las demandas populares. Víctor M. Toledo publicó recientemente una columna en La Jornada, donde planteaba que la discusión política de reforma o revolución estaba descontextualizada y que las nuevas tendencias en el plano político, apuntan a empoderar a los ciudadanos; una rebelión silenciosa que Toledo cree que se encuentra en la alianza del poder social con la ciudadanía. Es decir, democracia participativa y socialización de los medios de producción, cancha y jugadores, afición y directiva.

democracia-1500x844

Este tipo de subversión, busca canales que permitan posicionar demandas y exigencias. Para resignificar y devolver el poder al ciudadano. En el futbol vemos de manera muy clara, cómo ciertas protestas han buscado postular la idea de que el juego, si bien condicionado por un aparato económico y social, también le pertenece a los jugadores y a los aficionados. El caso de las pelotas de la afición del Charlton, es un ejemplo de lo que hemos venido exponiendo. Allí los hinchas se unieron para echar a Roland Duchatelet dueño del club, cuyos manejos habían propiciado ventas inadecuadas de jugadores, a la par que mantenía oídos sordos a las peticiones de los seguidores del club.

El futbol y la sociedad planos donde la democracia se brinda como rebelión

Esta idea un tanto infantil de la importancia de la acción comunicativa, como plantea Habermas, solo se concreta en la medida en que no condiciona la comunicación. Sin embargo, esto en el plano de las relaciones políticas no existe. Ya que, en la mayoría de las situaciones la racionalidad siempre está mediada por intereses económicos o afinidades electivas. De ahí la postura crítica que sostiene con esta corriente, un pensador de la talla de Slavoj Žižek. Ahora bien, ante ésta imposibilidad de sostener un diálogo con Duchatelet, surgió la protesta de lanzar pelotas a la cancha para que los partidos se detuvieran. He ahí una tesis de rebelión silenciosa.

marcha

Pese a esto, hoy en día hay quien separa al ciudadano de su actual plano de acción, limitándolo dentro de una estructura jerárquica que le impide la participación democrática. Son muchas las razones por las que la sociedad mexicana ha decidido exigir la renuncia del ejecutivo. Entre ellas se encuentra el escándalo de la Casa Blanca, las falsas promesas de auge y estabilidad económica, las desapariciones, las violaciones a los derechos humanos. Ayotzinapa, la imposición de las reformas y sobre todo, la cereza en el pastel: Trump y su reunión con Peña Nieto. Parece entonces que desde las gradas como en el caso del Charlton, circula una demanda social, no lanza balones pero canta a voces: ¡Renuncia ya! Y es allí donde aparece el empoderamiento de la ciudadanía, cuyo derecho es fundamental dentro de una democracia.

Por: Andrés Piña/@AndresLP2