4359236389_7da6b11ac5_o

Robin Williams y su stand-up de futbol

Este artículo la verdad lo escribo con el corazón. Hace casi 3 años ya, un 11 de agosto de 2014, el actor estadounidense Robbin Williams, se quitó la vida en su departamento de California. Las causas en realidad no me interesan, sí su carrera y lo que dejó en mí con sus actuaciones. Tiene tantas películas memorables, desde Flubber, hasta Patch Adams pasando por Jumanji, pero me quedo con dos: Dead Poets Society y Good Will Hunting, y en particular con dos escenas.

Uno. El terapeuta que perdió a su mujer y recibe a un muchacho genio y arrogante que lo confronta y lo lleva a reconsiderar su propia vida, hablan en una banca en un parque público en Boston. Seguro saben de qué les hablo, del bello discurso que Sean Maguire (R. Williams) le suelta a Will (Matt Damon) como una cachetada de humildad, de honestidad y de fortaleza. Momento clave de la película donde inicia la relación que transformará a imberbe Will.

Dos: El profesor John Keating le pide a su obediente alumno que lea la introducción del libro Entendiendo la poesía, de un aclamado crítico. Después de leer una serie de reglas para juzgar la calidad de un poema, les pide descaradamente que la rompan, que la separen de su libro pues es absoluta basura, ya que la poesía no se puede medir o juzgar, ella, ante todo, se siente. En otra escena les pide que se suban al escritorio del profesor, sólo para recodarles que la vida está hecha para verse siempre desde muchos puntos de vista. El profesor que me enseñó que la comodidad es la cadena del espíritu y que el aula es un espacio siempre trascendente… Oh Capitan, my capitan…

Pero ya fue mucho de lo mío, ahora los invito a disfrutar de su comedia con este stand-up donde se echa un palomazo sobre el soccer. Multifacético, extrovertido y nunca con pelos en la lengua. Con ustedes, Robin Williams o uno de los mejores actores que ha existido.

por: Diego Andrade/@diego_a72