4359236389_7da6b11ac5_o

Schubert Gambetta, un héroe más del Maracanazo

La leyenda cuenta que los jugadores uruguayos estaban con un silencio sepulcral antes de entrar al Maracaná. 200 mil almas cariocas los esperaban sin otro objetivo más que el de intimidar, y hacer valer la localía para que la Selección Brasileña se proclamara campeona del mundo. En eso, Obdulio Varela, El Negro Jefe les dijo En la cancha somos once contra once y los de afuera son de palo. Las palabras y la seguridad del capitán uruguayo ayudaron en la batalla que tenían los charrúas, todo cuesta arriba. Sin embargo, parece que la historia se equivocó.

A la vida de Schubert Gambetta se le atribuye el origen de la palabra gambeta -el parecido es evidente, pero tiene que ver con las raíces italianas del jugador- y por el contrario, se le niega haber pronunciado aquellas palabras que pusieron a los uruguayos en el camino hacia el Maracanazo. Nacido el 14 de abril de 1920, Schubert Gambetta fue un defensa histórico de Uruguay, por el que los dos clubes más grandes, Peñarol y Nacional, pelearon por su fichaje.

Finalmente, Nacional ganó esa batalla, y El Mono Gambetta respondió con diez campeonatos uruguayos entre 1940 y 1956. Gambetta era uno de esos guerreros de la cancha. Sus compañeros y las crónicas hablan de él como un jugador temperamental, incansable, con gran técnica, plurifuncional. Su compañero Roque Máspoli decía de él: Schubert Gambetta fue el héroe de Maracaná. Tenía todo: temperamento, clase, confianza. Contagiaba fe. Con gente así es imposible perder. Solamente jugó en otros dos equipos y por periodos muy breves antes de retirarse. Casi toda su carrera se la dedicó a Nacional y se convirtió en una leyenda del equipo. Jugó 237 partidos oficiales y anotó 26 goles, mientras que con la Selección también levantó la Copa América de 1942, además del Mundial del 50.

La clase de persona capaz de desdeñar a 200 mil aficionados en contra y arengar a sus jugadores a enfrentarse solamente a los 11 que estaban en el pasto. ¿Fue él el verdadero autor de esas palabras, o la leyenda es precisa y lo hizo El Negro Jefe? Es totalmente posible, pero nunca lo sabremos con seguridad. Las anécdotas e historias de ese día hacen que la realidad y la ficción se mezclen cada vez más, complicando la reconstrucción precisa de los hechos.

Todos los que estuvieron presentes ese día ya no pueden confirmarlo o negarlo, pero no importa quién haya sido. Gambetta, Varela, Ghiggia, Schiaffino… todos ellos, pese a ser hombres, lograron una de las primeras grandes hazañas de este deporte. Una que marcó el destino de naciones y la historia del futbol. Eso, es inevitablemente, un pase directo a convertirse en seres mitológicos de la pelota.

Por Bernardo OV