Toda Roma con Jep Gambardella

Por José Bernal @josedbernal3

Paolo Sorrentino debe ser uno de los personajes que mejor han logrado plasmar: el cine, la arquitectura y el futbol. En 2013 ganó el Oscar a mejor película extranjera con “La Gran Belleza”, un filme de sublime belleza visual y poética. La película se centra en Jep Gambardella, un escritor que con una sola novela, logró hacerse de un éxito y respeto descomunal. Al cumplir los 65 años de edad, acompañamos a este fascinante personaje por toda la ciudad de Roma, algo parecido a lo que pasa en la cinta de Woody Allen “De Roma con Amor”. Sin embargo, y a diferencia de lo que muestra Allen, Sorrentino nos guía en una Roma lejos de su belleza cliché, y fuera de eufemismos turísticos que tiene “la ciudad eterna”. Salvo el Coliseo romano del que Jep tiene una espectacular vista, el resto de sitios son, yo diría, underground de lo que se ve en la habitual Roma.

Muchas de las escenas de “La Gran Belleza” se rodaron en el Gianicolo; que es la octava colina romana. En la cima se encuentra la Fontana dell’acqua Paola, una majestuosa fuente de mármol blanco que luce en la primera escena. Siguiendo los pasos del escritor vemos el Tempietto de Bramante, una obra escenográfica que se ubica en el convento de San Pedro en Montorio, en la gran belleza de la capital italiana que adorna toda la película, podemos admirar en el Parque regional de Appia Antica los antiguos acueductos romanos, los palacios, Barberini y Spada o la villa Medici.

Sorrentino, no solo es un gran admirador con ojo afilado y preciso para la arquitectura, también es un apasionado amante al futbol, nacido en Nápoles, y como no podía ser de otra manera: Tiffosi a muerte del Napoli. Cuando recibió el premio Oscar agradeció a sus grandes inspiradores: Federico Fellini (director de cine italiano), Talking Heads (una banda post-punk), Martin Scorsese (director de cine norteamericano) y Diego Armando Maradona (máxima leyenda e ídolo del club Napoli). La única vez que he escuchado una referencia futbolística en la entrega de los Oscars en toda mi vida. También agradeció a su ciudad natal y a Roma, a la que ha plasmado en toda su belleza arquitectónica y por supuesto mundana. En la cinta: “La Gran Belleza” también hay un pequeño relato futbolero: un personaje femenino habla de haber tenido una relación con un jugador de futbol y que éste había llegado incluso a jugar para la Nazzionale. Esta no fue la primera vez que Sorrentino hizo referencias futboleras en su obras; en su película del 2001, “L’uomo in piu” uno de los dos protagonistas es futbolista, y en su novela “Todos Tienen Razón” uno de los personajes está inspirado en el Pocho Lavezzi, otro de los cracks idolatrados en Nápoles.

Sobra decir que si no han visto “La Gran Belleza” y son amantes del cine, la arquitectura o el futbol, se las recomiendo ampliamente. Una película que hace un tremendo honor a su propio nombre.


El momento en el que Sorrentino agradece a Maradona al recibir el Oscar por mejor película extranjera

Maradona-napoli
Maradona con el Napoli